GELÉE O GELATINA DE MENTA

lunes, 19 de septiembre de 2011

Esta es una manera tradicional de conservar la menta.
Y es una manera original de hacer una salsa de menta muy típica en Inglaterra, para acompañar el cordero asado.




1 K de manzanas cortadas a trozos sin pelar y sin sacar ni corazón, ni pepitas; pues es en la piel y las pepitas donde hay mas pectina.
150 ml de vinagre de vino blanco
300 ml agua
de 1 K a 1,500 g  de azúcar
150 g de hojas de menta sin los tallos, picadas finamente
Potes vacíos y esterilizados


Poner las manzanas a hervir con el vinagre y el agua.  A partir de la ebullición, bajar el fuego tapar la cazuela y cocer a fuego lento por espacio de 1 hora, hasta que la fruta se convierta en pulpa. Dejar enfriar lentamente y echar sobre un colador fino, cubierto con una tela de algodón gruesa. Colocarlo sobre un cazo para recoger el líquido, sin tocar ni apretar la fruta. Lo de no apretar la fruta  tiene su importancia, pues una gelée ha de ser transparente y si se aprieta la fruta bajaran residuos y el liquido resultante ya no sería diáfano. Lo mejor  es dejarlo durante toda la noche pues necesita muchas horas para ir soltando todo el liquido. Reservar.
Al día siguiente verter el zumo resultante en una cazuela grande y añadir el azúcar. Cocer a fuego lento, removiendo sin cesar hasta que este se disuelva. Subir el fuego, llevar a ebullición y dejar hervir con intensidad hasta conseguir el punto de cocción adecuado. Mas o menos 10 a 15 minutos.
Cuando finalice, sacar del fuego y retirar cuidadosamente con una espumadera la espuma que se haya formado en la superficie. Apartar del fuego y dejar reposar 5 minutos y echar la menta, remover bien y con la ayuda de un embudo echar el contenido en los botes, rellenandolos completamente.
Cerrarlos y darles la vuelta para que hagan el vacío.
Dejarlos enfriar hasta que notemos al tacto los potes fríos. Pasarlos al frigorífico durante un día. Con esto nos aseguramos que la gelée quede compactada. Después ya se puede guardar en la despensa. Se conserva durante 3 a 4 meses.
Una vez abierto el tarro guardar en la nevera.


Si se puede conseguir azúcar con pectina ( en cualquier supermercado francés  se encuentra), el trabajo se reduce muchísimo.
Se pone la cantidad de agua y vinagre indicadas arriba y se dejan hervir a fuego lento durante 1 hora. Se pesa el liquido resultante y se pone la cantidad de azúcar con pectina que indique el paquete, según el peso del liquido. Se cuece 4 minutos a partir de que empiece a hervir.
Se desespuma si hace falta.  Sacar del fuego y dejar reposar 5 minutos, se incorpora la menta, se remueve bien, se llenan los tarros y se termina siguiendo el mismo procedimiento indicado arriba.

Para servir como salsa para acompañar el cordero, acordarse de sacar de la nevera, mínimo una hora antes de usar.



Compartir /

2 comentarios

  1. Excelente simbiosis la del cordero y la menta. Me ha gustado. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Está basada en la típica salsa de menta inglesa para el cordero al horno, pero con la variante del dulce.
    Aparte del cordero, queda bien para acompañar otros tipos de carnes.

    ResponderEliminar

Agradezco de corazón vuestros comentarios. Si tenéis alguna duda, intentaré solucionarla.

Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger