SALSA PICANTE DEL SUR MARROQUI

miércoles, 18 de diciembre de 2013


En esta vuelta a Marruecos, cuando llegamos a Hassilabied,  nos encontramos con nuestro amigo Jordi, un viguetano que vive allí hace ya 5 años. Nuestra idea era ir al albergue que vamos siempre, pero el nos explicó que Moha, un conocido de mi marido y de Jordi, su hermano Omar y su familia habían hecho un Riad. Estuvieron tres años trabajando para terminarlo y el resultado final es un hermoso hotelito de 12 habitaciones, muy confortable y acogedor. 
Por la noche en la cena, pedimos salsa picante y en vez de darnos la clásica Harissa, nos dieron ésta Salsa picante del sur marroquí, que os presento hoy. Como comprenderéis, cuando la vi y la probé, rápidamente me metí en la cocina para que me dijesen los ingredientes y me explicasen como hacerla.

Perdonad que me pierda por otros derroteros, pero no puedo dejar de 
explicaros mi historia con el "desierto". Siempre tengo la necesidad de volver, aunque lo que de verdad necesito cuando voy, no es fácil de conseguir. Necesito la soledad. Es imperativo en ese paraje, sentirse sola y disfrutar del entorno en quietud y silencio.
Un año, por fin conseguí quedarme allí y que mi marido y sus amigos, siguiesen ruta y me dejasen sola unos días. No necesitaba mucho. Mis labores, un libro, la maquina de fotos, una libreta, un bolígrafo y el silencio. Que maravilla!! Los días pasaron demasiado rápido.
Por la mañana bien pronto, me iba con la libreta y el bolígrafo a las dunas, una buena excursión mañanera, ya que desde el albergue siempre hay un buen trecho, pero era un plácido paseo y con un paisaje espectacular. Buscaba un sitio bonito, todos lo son, y allí me sentaba dejando que la brisa de la mañana me envolviese y si era capaz de dejar de mirar el paisaje, cosa bastante difícil, escribir mis pensamientos, porque, no se que tiene ese entorno que necesitas la quietud y dejar mecer tu interior. Es un sentimiento y una sensación que cuesta de explicar, pero están muy cerca del recogimiento y el renacimiento.
Eso, mientras no calienta el sol, porque cuando tu piel empieza a calentarse, las moscas aparecen en bandadas, no se de donde y de golpe se acaba la espiritualidad, el recogimiento y todo el romanticismo ecológico que tenías un segundo antes. Con lo que, recoges los bártulos y pies en polvorosa, hacia el albergue a desayunar.
Tengo pendiente volver a repetirlo una semana mas. Lo necesito para mi espíritu. Las moscas no!!!! Pero todo tiene el yin y el yang y así a de ser........


SALSA PICANTE DEL SUR MARROQUI

Ingredientes:
Pimientos verdes picantes a trozos, sin las semillas
Pimientos rojos picantes a trozos, sin las semillas. La cantidad de los dos ya depende de lo que aguantéis el picante.  
2 dientes de ajo
un buen manojo de perejil
un buen manojo de cilantro
la corteza de 1/2 limón confitado
aceite de oliva Virgen Extra
sal
un chorrito de vinagre
un pellizco de jengibre
un pellizco de comino

Poner los ingredientes sólidos en la procesadora con un poco de aceite para ayudar a que se triture. Ojo, ha de quedar a trocitos diminutos, no una pasta. echar el resto de ingredientes e ir probando para que esté a vuestro gusto. Añadir el aceite necesario para que quede una salsa espesa y con cuerpo, pero que quede cubierto por este una vez en el tarro.
Guardarlo en la despensa durante un mes. En ese tiempo la salsa habrá adquirido su punto óptimo para tomarla, ya que los sabores se habrán entremezclado perfectamente.





Compartir /

8 comentarios

  1. conozco estas dunas y este paisaje....!!! merzouga.. y entiendo perfectamente lo que cuentas... estos increibles y familiares hotelitos_ de hecho una cuñada mia tambien tiene uno por alli_ pasar una noche "perdido" entre las dunas bajo el immenso manto de estrellas es un a experiencia inolvidable, que amortizas frecuentemente desde este otro manto el de asfalto que pisamos cada dia .... la proxima vez que vaya tambien pedire esta salsa ... y igual un dia coincidimos por alli!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Manu bonita, te comprendo, a veces se necesita del silencio para disfrutar completamente de todo, un poco de soledad no está nada mal, en ocasiones, yo la disfruto enormemente!
    Pero qué te digo, la salsa me parece exquisita y a mi el picante me fascina, así que tomo buena nota!
    Un besito enorme

    ResponderEliminar
  3. Gracias por darnos un poco de ti. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Esa salsa me la llevo. Que bonito lugar sin moscas, jijii. Bss

    ResponderEliminar
  5. Normal que te encuentres bien con toda esa paz.. yo estuve una vez en el desierto (de tunez) y lo que transmite un lugar así es una tranquilidad increíble.. a veces es necesario estar sola con una misma .. Preciosas las fotos.. un besín!!!

    ResponderEliminar
  6. Beneïda sigui la teva inspiració.
    No he estat mai en un dessert propiament dit. En zones desertiques sí.
    Una sensació així me la transmet observar el mar, i els paissatges amb pla un infinit horitzó.
    M'agradat el hotel! Potser t'hi acomoanyaria si no fos que trencaria la pau del teu silenci.
    Les fotografies en són un clar reflexe del que et transmet, però avui les teves paraules t'eclipsen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M' encantaria que m' acompanyesis.
      Es pot está amb silenci també amb companyia.

      Eliminar
  7. Que salsa tan estupenda :)
    Un saludito

    ResponderEliminar

Agradezco y espero con ilusión vuestros comentarios, ya que todo ayuda a mejorar.
Si tenéis alguna duda, no dudéis en comentarlo y si está en mi mano, os lo intentaré solucionar.
Los comentarios que sean malintencionados los suprimiré.
Este blog agradece la intención, pero no participa en cadenas de premios

Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger