QUICHE DE PUERRO Y CEBOLLA

lunes, 23 de mayo de 2016




Hoy os traigo una Quiche de puerro y cebolla sin queso. Queda mas ligera y a mi a veces me gusta mas así.
Ví este libro que alguien lo puso en Fb y tuve que comprarlo; amor a primera vista "Antojo de Violetas" de Martine Bailey, soy una mujer de impulsos y cuando algo me entra por los ojos, ya está. No paro hasta conseguirla....aún me pregunto si esto es un defecto o una virtud....
Este libro no deja de ser una novela ubicada en la Inglaterra de finales del siglo XVIII, entretenida. Pero lo que me hizo comprarla, fueron las violetas. Cuando veo algo que tenga que ver con los caramelos de violeta, me transporta de un plumazo a mi infancia y veo a mi madre o mi padre llegar a casa con una caja de cartón llena de esos deliciosos caramelos que no podía parar de paladear y que para mis caries debían ir de maravilla.
Aparte de la novela, hay unas recetas muy antiguas y alguna la mar de curiosa. Os voy a escribir dos, para que veáis de lo que hablo:

-VINO VIPERINO-
Para hacer un potente licor con el fin de prolongar la vida y fomentar la vitalidad es menester ahogar varias víboras en el vino y beber según se necesite.
                Una receta del conde Falconieri de Montechino, 1773

- PASTELES DE ENTIERRO-
Toma una libra de azúcar y un cuarto de libra de almendras escaldadas y muélelas muy bien, luego cuélalas con cinco cucharadas de nata. Añade unos granos de ámbar gris y mézclalo y pon en ello tres o cuatro cucharadas de harina. Luego échalo en ataúdes y hazlos al horno. Cuando estén secos,átalos de dos en dos con cinta blanca y séllalos con lacre negro. Un poema apropiado para el papel dice así:

                        ¡ Adiós amigos que lloráis, adiós,
                        amigos del alma, adieu!
                        En el cielo pronto espero estar
                        y allí os recibiré.

    Pasteles de entierro que se hicieron a la muerte de Lord Charles Grice, 1681, escritos con una preciosa y antigua letra de  secretario, La joya de la cocinera


Ingredientes para un molde de 24 cm:

Una placa de masa quebrada:
  1. Para una masa de 275 gr :
  2. 175 gr harina de uso común
  3. 65 gr de mantequilla fría cortada a cubos
  4. 35 gr agua fría
  5. un pellizco de sal
  6. 1/2 cucharadita de café de levadura química o impulsor
Relleno:
  1. 2 cebollas grandes
  2. 3 puerros
  3. 3 huevos 
  4. 250 ml crema de leche
  5. sal, pimienta y un pellizco de nuez moscada

Confección de la masa quebrada:
Con la Thermomix:

  • Verter en el vaso en el orden indicado en los ingredientes y programar 15'' a velocidad 6.
  • Hacer una bola con la masa y envolverla con film. Guardar en el frigorífico 15 minutos y ya se puede estirar y usar.
  • Estirar con el rodillo sobre una superficie enharinada. Colocar sobre el molde con la ayuda del rodillo, enrollando la masa en el y desenrollando sobre el molde. Acoplar bien dentro del molde y presionar el rodillo sobre el borde del molde para cortar la masa sobrante. Mojar con agua el borde del molde para sellar.
  • Reposar en la nevera 15 minutos. 
  • Pinchar toda la superficie con un tenedor, para que al cocerse no se hinche. Tapar la masa con papel vegetal y colocar peso encima (por ejemplo legumbres crudas) para que no nos suba durante la cocción.
  • Hornear 20 minutos a 180º.
Hecha a mano:
  • Colocar todos los ingredientes en un bol y con una cornalina o las manos, trabajar los ingredientes hasta conseguir una masa arenosa.
  • Pasarla a la superficie, hacer una bola, manoseándola lo menos posible.
  • Seguir con el proceso como se indica arriba.
Relleno:
  • Rehogar el puerro cortado a rodajas y la cebolla a lunas finas con aceite de oliva hasta que quede  doradito y cocido.
  • En un bol, batir los huevos como para tortilla, añadir la crema de leche, el relleno que tenemos en la sartén, la nuez moscada, la pimienta y la sal necesaria. 
  • Rellenar el molde con la masa quebrada, y cocer en el horno caliente a 180º, 45 minutos o hasta que al pinchar el palillo salga seco y la superficie doradita.
  • Si preferís, podéis ponerle antes de entrar en el horno, queso Gruyere o Emmental (por supuesto, suizos) rallado por encima, pero ese día no quise ponérselo y me gustó mucho tal cual.






Compartir /

2 comentarios

  1. Con esta receta nos demuestras que quien no come bien es por ignorancia o pereza. ¡Que quiche tan fácil y exquisita!. Para impresionar a propios o extraños aun que no seamos cociner@s expert@s. Estos platos han de animar a todos a meterse en la cocina. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Amb uns humils porros i cebes quina quiche Manu... és que no cal tanta cosa, moltes vegades, per menjar bé... i més saludable veritat?

    Ptnts Glòria

    ResponderEliminar

Agradezco y espero con ilusión vuestros comentarios, ya que todo ayuda a mejorar.
Si tenéis alguna duda, no dudéis en comentarlo y si está en mi mano, os lo intentaré solucionar.
Los comentarios que sean malintencionados los suprimiré.
Este blog agradece la intención, pero no participa en cadenas de premios

Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger