MARRON GLACÉ

jueves, 28 de noviembre de 2019



El Marron Glacé, es una elaboración de la castaña hecha a base de muchas cocciones en un almíbar que hace que ésta, vaya adquiriendo caramelización y cocción, hasta convertirla en un producto delicado, dulce, fino y muy apreciado. Su elaboración, no es difícil, aunque si, muy larga en días. Aunque para poder llegar a buen termino y que no se rompan en el proceso es imperativo, empezar comprando unas castañas de muy buena calidad y que la piel interior no haga repliegues dentro de ella. Para mí, las mejores son las castañas gallegas, pero gallegas de verdad.
Para mí el Marron Glacé, me trae muchos recuerdos de mi madre y de las Navidades cuando aún estaban por venir. En casa, cada año, se hacía toda esa preparación y una vez realizada, se envolvían en ese papel tan bonito (a mi me lo parecía, ya que contenían un tesoro), se guardaban en una caja metálica, que hasta Navidad no se podía abrir. Un suplicio....
Una vez llegada la Navidad, donde mi madre dejaba ir su imaginación y buen gusto en preparar esas mesas que solo ella sabía arreglar y que creo que todas nosotras, algo hemos heredado.... Por fin, en los postres aparecían los paquetitos con el apreciado Marron glacé dentro....Ufff, lo que los había llegado a desear durante esos días!!!!. Pero ella, muy severa, solo nos dejaba coger uno al día (yo me los hubiese comido todos de una atacada) pero tenía toda la razón. Un producto tan delicado y sumamente azucarado, era para degustar  despacito y dejando que el sabor se absorbiera lentamente. Al día siguiente, volvían a aparecer y así cada día de las fiestas Navideñas. Madre mía , cuantos recuerdos.... 

Esta castaña, que no es mas que una castaña confitada, yo creía que venía de la cocina francesa antigua, pero ahora he leído, que también procedía de Italia. Bueno, la verdad es que tanto da. Mi receta, procede de mi casa y es la que se hacía cada año. Creo que mi madre la aprendió en las clases con Rondissoni.
Aunque veáis muy larga la explicación y que dura cinco días, ni caso. Es facilísima y solo le dedicareis mas trabajo el 1º y el ultimo día, el resto es una cocción de 5 minutos por día. Para mí, lo mas complicado de todo es pelar las castañas ya que las muy condenadas se resisten...

MARRON GLACÉ
Ingredientes para 3 k de castañas:

3 k castañas gallegas
3 k azúcar
3 g cremor tártaro
1 1/2 litro de vino tinto
3 vainas de vainilla (sacar bien el interior de ellas y reservar)
4 litros de agua mineral
gasas (de las de farmacia ya cortadas)

1º DÍA: Mondar las castañas: Con una puntilla, cortar la parte inferior de la castaña y desde allí os será mas fácil estirar la piel hasta sacarla toda.
Colocarlas en un cazo grande cubiertas con agua y dejarlas hervir un rato, el justo, para que os sea fácil quitarles la segunda piel, ya bien escurridas.
Colocar cada una en una gasa cuadrada haciendo como un paquetito que tenga todas las puntas de la tela arriba y atar fuerte con cuerda fina. Con esto nos aseguramos que no se rompan al chocar unas con otras.
Colocarlas en un barreño en remojo durante dos horas. Escurrirlas con cuidado y colocar en una cacerola grande, mirando que no queden demasiado amontonadas. Añadir el vino mas 1 litro de agua mineral.
Poner a cocer a fuego lento hasta que queden blanditas. Escurrir y desechar el líquido.
Volver a la cazuela, añadir 3 litros de agua mineral, el azúcar, la vainilla reservada y el crémor tártaro. Cocer a fuego lento durante 10 minutos y apartar del fuego.
2º DíA: Poner la cazuela al fuego y dejar hervir 5 minutos y apartar del fuego.
3º DíA: Poner la cazuela al fuego y dejar hervir 5 minutos y apartar del fuego.
4º DíA: Poner la cazuela al fuego y dejar hervir 5 minutos y apartar del fuego.
5º DíA: Poner la cazuela al fuego y dejar hervir 5 minutos y apartar del fuego.
Al cabo de estos días, notareis que el almíbar de la cocción se habrá espesado. Cuando estén frías, sacar del líquido con cuidado, dejar escurrir sobre una rejilla fina, sacar la gasa que las protege.
Pasar el almíbar por un colador y  volverlo al fuego para reducirlo a punto de bola floja 103º-106º(habrá reducido a la mitad)

Echar el almíbar con una cuchara sobre las castañas. Una vez frías y con el almíbar seco, las podremos envolver en papel dorado o plateado, cortado en cuadrados de 10cm x 10cm.
Guardar en una caja metálica. Al estar tan caramelizadas, se conservan mucho tiempo.




Imprimir receta



Compartir /

12 comentarios

  1. Manu, me he enamorado de esta receta!!! Yo lo intenté una vez, pero no me salieron bien... la tuya está muy bien explicada, igual lo intento de nuevo, jejeje. Un placer leerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las castañas son gallegas y sin replieges, no tendrás ningún problema. Creo que en la calidad de las castañas reside el éxito o el fracaso.
      Besos Conchi

      Eliminar
  2. Que delicia de receta, la tengo en pendientes y nunca me decido....pereza. Con estas fotos me animas. besinos wapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, yo esta receta la tenía pendiente y cada año decía, ya la haré otro año. Pero el resultado es tan delicioso.....
      Besos

      Eliminar
  3. Madre mía! Siempre están presentes en nuestras navidades pero compradas... guardaré tu receta como un tesoro y lo intentaré. Menuda satisfacción presentar algo tan exquisito y saber que lo ha hecho uno.
    Un fuerte abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad,al menos algún año, bien merece el esfuerzo
      Besos

      Eliminar
  4. Manu...m'he quedat meravellada. No sé què dir...has preparat una autèntica delicatessen i l'has fotografiat de somni.
    Petonets,
    Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciès Olga. Tan sols es una recepte molt estimada.....

      Eliminar
  5. Ay ay Manu, qué preciosas de post, de receta, de fotos y, sobre todo, de recuerdos :).
    Es un lujo que hoy podamos disfrutar de dulces y tentaciones de todo tipo fácilmente, pero algo se ha perdido cuando antes los tesoros como este delicioso dulce eran algo realmente especial. Tenían otro valor, ¿verdad? En cualquier caso, que no mueran esos recuerdos (ni esas recetas tradicionales). Delicioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, que razón tienes. Ahora es muy fácil comprarlos hechos, pero nunca es lo mismo. La tradición, el trabajo en sí y la satisfacción que da, no tiene precio!!!!
      Besos

      Eliminar
  6. Hoy nos dejas una obra de arte culinaria y fotográfica. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de aquellas recetas que si o si, algún día se ha de hacer. Ya sabes lo que me gustan las recetas tradicionales !!!!
      Besos y gracias por tus cariñosas palabras.

      Eliminar

Agradezco y espero con ilusión vuestros comentarios, ya que todo ayuda a mejorar.
Si tenéis alguna duda, no dudéis en comentarlo y si está en mi mano, os lo intentaré solucionar.
Los comentarios que sean malintencionados los suprimiré.
Este blog agradece la intención, pero no participa en cadenas de premios

Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger