CREMA DE CALABAZA ASADA Y ALMENDRAS

jueves, 31 de octubre de 2013




Una crema distinta ya que las verduras son asadas al horno, con lo que adquiere un aroma completamente distinto.
Por encima lleva una pasta de almendras y especies que cambia y complementa totalmente el sabor.
Si lo acompañamos con unas semillas de granada, aparte de decorativas le aportan un toque dulce, que para mi gusto, queda delicioso.

Ingredientes para 4 personas:
500 gr calabaza pelada, sin semillas y a tacos
2 cebollas peladas y cortadas a trozos grandes
8 hojas de salvia fresca troceadas
3 dientes de ajo
100 gr de almendra molida
750 gr caldo de pollo o de verduras

Distribuir en una cazuela de horno, calabaza, cebolla, ajo y salvia. Salpimentar y rociar con un buen chorro de aceite de oliva Virgen.
Cocer en el horno caliente a 200° hasta que esté hecho. De 30 a 40 minutos.
Triturar las verduras, agregar el caldo y la almendra en polvo y cocerlo durante 15 minutos a fuego suave, una vez arranque el hervor. Rectificar de sal.


Pasta de almendras y especies:
50 gr almendras crudas
1 cucharada de postre semillas de cilantro
1/2 cucharada de postre semillas de comino
1/4 cucharada de postre semillas hinojo
Aceite de oliva Virgen

Poner en una paella al fuego, excepto el aceite a tostar, hasta que estén doradas, ojo, vigilar que no se quemen.
Triturar y amalgamar lo con aceite, el necesario para conseguir una pasta espesa.

Servir la crema con una cucharada de la pasta de almendras y especies por encima y decorar con semillas de granada.


Fuente : Nami Nami


Pepe, mi marido es de la opinión, como mucha gente, que en Inglaterra no se come bien. No estoy de acuerdo, creo que hay platos deliciosos mas allá del Fish and Chips, por no hablar de la repostería. Lo que quizás, no han sabido vender bien su gastronomía.. No, hoy día ya hay buenos cocineros que se han labrado un nombre y se han hecho famosos y de los cuales para mi son una gran fuente de inspiración, como Jaime Oliver, Nigella Lawson o Gordon Ramsey, por citar algunos.
A mi, la pasión por la cocina anglófona, me vino, aunque os parezca una tontería, leyendo a Rosamunde Pilcher, hace ya muchos años, en alguno de sus libros, no se cual, pues creo que los he leído todos, donde describía la comida casera con tal lujo de detalles, que en mi imaginación los platos cobraban forma y casi podía percibir su olor e imaginar su sabor.
A partir de allí me puse a investigar esa cocina a la que nunca le había hecho caso y a estudiar su conexión con la cocina india. Encontré un libro: "Los sabores del Raj " de David Burton, un libro que os recomiendo. En ocasiones verdaderamente hilarante,  donde explica lo que aportó la India a Inglaterra en cuanto a cocina y como cambió ésta, con la aportación de productos, especies y gastronomía, a través de relatos de la época verdaderamente chocantes con recetas anglicanizadas de ese periodo, que luego han pasado a ser un clásico en los hogares ingleses. 
Por todo esto y por que me encanta, encontrareis bastantes recetas inglesas en mi blog. 



El otro día discutiendo con él sobre este tema, me dijo que lo único que de verdad le gustó, fue un guiso de riñones y carne. Le dije "Ah, un Pie" y me contestó "No, un guiso".  "Bueno, pues ya te lo haré"
Empecé a buscar y entre mis libritos de Favourite Recipes y un libro de guisos ingleses de mi amiga Deborah, preparé esta receta. 
Si os gustan los riñones, esta receta os encantará.
Este guiso tiene un fondo de aroma a naranja, dado por la piel de ésta, que le aporta frescura al estofado, de por si fuerte, con lo que lo hace muy agradable.
Se puede acompañar con puré de patata y zanahoria, con unos dumplings o con verduras hervidas al dente.



Lo primero es poner los riñones a tacos sumergidos en vinagre y agua a partes iguales, durante 12 horas. Con esto nos aseguramos que pierdan el sabor fuerte y queden bien limpios de impurezas. Pasado el tiempo, refrescarlos bien en agua limpia y escurrir.
En una bolsa poner las carnes, las hierbas, la pimienta y la mostaza. Cerrar y agitar bien para que se impregnen todos los trozos.
Separar los riñones de la carne y dorar ésta en una sartén con aceite de oliva suave. Retirar. Echar los riñones, rehogarlos y retirarlos. En el mismo aceite, incorporar la cebolla cortada a cubos y una vez haya tomado color añadir los champiñones bien limpios, desechados los tallos y cortados a trozos. Cuando todo esté cocido, sacarlo con una espumadera y colocar carnes y verduras junto con el jugo de la sartén desgrasado, en una cazuela que pueda ir al horno.
Colocar la cazuela en el fuego, echar la harina, remover bien para que se unifique con lo demás y añadir el tomate concentrado, remover e incorporar la piel de naranja, el vino, el caldo y la salsa Worcesterhire. Tapar la cazuela y cuando arranque el hervor, pasarlo al horno caliente a 180° y cocer por espacio de 1 hora y 30 minutos.
Si quedara mucho líquido, reducir la salsa fuera del horno.
Este guiso es mejor de un día para otro, incluso pasados dos días, arrancándole el hervor cada día, aún está mas sabroso. Antes de servir, sacar la piel de la naranja.









Si probáis éstas galletas, ya la habéis fastidiado.....son una verdadera perdición y además facilísimas de hacer, con lo cual creo que no hace falta mas presentación para que quedéis total y absolutamente enganchados a ellas.
Yo las enontré en el blog de mi amigo y compañero en la distancia, al que quiero un montón, José de Aisha Kandisha y cuando las vi ya supe que no podía dejar de hacerlas, pero se me adelantó Esmeralda de Recelandia, otra gran persona a la que también quiero mucho, que como yo, quedó totalmente fascinada del resultado.
Pero estas galletas ya vienen de lejos, Ma Petit Boulangerie y Kanela y Limón, también las tienen y es que no me extraña que todos estemos locos con ellas ya que son deliciosas, con una textura hojaldrada de sabor suave y con un toque de vainilla.
Basta! No digo nada mas. Vamos a por la receta.


100 gr mantequilla a temperatura ambiente a dados
200 gr de queso crema
250 gr harina de repostería
80 gr azúcar granulado para rebozar
un pellizco de sal
1 cucharadita esencia de vainilla o pasta de vainilla o semillas de vainilla

Trabajar en una maquina eléctrica, la mantequilla, el queso, la vainilla y la sal. Cuando esté bien amalgamado, añadir la harina y amasar hasta que quede una masa uniforme.
Colocar ésta entre dos papeles de hornear y aplanar con el rodillo, procurando que quede una forma rectangular con un grosor de 2 a 3 centímetros. Reposar 30 minutos en el frigorífico.
Mientras, encender el horno a 200°
Pasado el tiempo espolvorear azúcar sobre el papel de hornear, colocar la masa sobre él, espolvorear azúcar por encima y enrollar la masa por la parte alargada.
Poner papel de hornear en la bandeja del horno.
Cortar con un cuchillo bien afilado rodajas de unos 2 centímetros, rebozarlos ligeramente en azúcar por los lados y colocarlos en la bandeja.
Hornearlas hasta que queden ligeramente doraditas.
Sale un olorcito del horno, mientras las galletas se están cociendo.....
Dejarlas enfriar sobre una rejilla.
Se conservan bien en una lata, aunque se que no os hará falta...









SOBRE LA FOTOGRAFÍA Y LA AMISTAD

lunes, 21 de octubre de 2013


Las "profes" en plan técnico. Que serias y en su papel.....es que si les daba la risa, el agua seguro no entraba en el vaso.....

Perdonad que hoy no haga una entrada "al uso"
Hoy quiero hablaros de dos historias, para mi muy enriquecedoras, que han ido paralelas.
Por un lado he hecho mi segundo taller de fotografía culinaria de " Balance de Blancos" con Raquel Carmona y Luisa Morón como profesoras, que con una paciencia de santo y todo su saber hacer, que es mucho, nos han dado unas clases magistrales teóricas y prácticas, en un patio precioso en pleno barrio de Gracia, en Barcelona. 




En la tienda Verde Mandarina, donde es casi imposible marchar sin ir mas cargada de como has entrado ( tienen, entre otras marcas, porcelana de Green Gate), los que la conocéis ya sabéis que la tentación de no comprar algo es totalmente inexistente.



Cuando empecé el blog, la idea era ir poniendo las recetas familiares de toda la vida, aunque luego la cosa se fué complicando al ver y probar cosas de otros blogs y de libros que aumentaban y aumentan hasta limites insospechados..... 
Pero con la receta, lógicamente tenía que poner una foto. Siempre me ha gustado la fotografía, a nivel familiar y paisajista, pero nunca había hecho el tipo de fotografía a la que ahora me he visto abocada. En un principio hacía mis fotos con una máquina compacta y hasta con el móvil. De allí pasé a una reflex, pero seguía haciéndolas en automático y es que no tenía ni idea de meterme en manual, por mas que mi hijo se cansase de explicármelo. Por lo que decidí ir a un cursillo.




Ahora, cuando miro hacia atrás, me doy cuenta de la diferencia y de que con el paso del tiempo, éstas van cambiando.
A partir del taller, se abrió un nuevo mundo para mi, un mundo que me encanta y con el que disfruto una barbaridad. El camino es largo y creo que nunca terminaré de aprender y eso es precisamente lo que mas me gusta.
En estos momentos, cuando pienso en cocinar un plato, ya imagino el atrezzo que pondré para la foto. Cocina y foto están totalmente ligadas.
A mis hermanas y a mi cuñada, les "robo", con devolución a 2 meses,  todo lo que pienso que pueda ir bien para las fotos. Tienen una paciencia de santo conmigo.
Y en eso estoy: APRENDIENDO Y APRENDIENDO. ¡QUE MARAVILLOSA TAREA!!!


Por otro lado, gracias al primer taller, nos encontramos un grupo de personas con una misma afición. Muchos no nos conocíamos físicamente, pero algunos nos seguíamos por los blogs.
Hicimos un grupo de wassap y lo que pensamos que duraría dos semanas, se ha convertido en una conversación día a día, donde nos hemos ido conociendo y donde fluye una generosidad asombrosa con una preocupación por nuestros problemas y alegrías. Nos ayudamos y aconsejamos. Hay días que cuando miras el móvil  el susto es lo que hay por leer, pero nunca, nunca dejo de leerlos, ya que a través de ellos mantenemos vivo lo que hemos conseguido..... Y lo que nos llegamos a reír!!! Es maravilloso como nos necesitamos, casi sin darnos cuenta y lo bien que nos encontramos cuando podemos juntarnos, a pesar de lo difícil que es y de las distancias geográficas que tenemos.
Para mi eso se llama AMISTAD. 
Ahora, aprovechando el taller, casi todos los que han podido, nos hemos vuelto a encontrar. Ha sido una verdadera gozada poder reunirnos. Y ya estamos organizando la próxima quedada.

VIVA LA AMISTAD! VA POR TODOS VOSOTROS; MI CARIÑO Y MI AMISTAD MAS SINCERA!!







Mi pasión y vicio por los caramelos de violeta  me viene desde niña y  después de la tarta mousse de violetas, me quedé con ganas de más.
El otro día hice esta mezcla violetera que me encantó. No necesito abuela!! Lo siento.....



Ingredientes para 6-8 vasos o copas:
GELATINA DE VIOLETAS:
200 ml agua
100 gr caramelos de violeta
3 hojas gelatina neutra o cola de pescado
una punta colorante en pasta violeta Wilton
ESPUMA DE YOGUR
4 yogurs naturales, que no estén fríos
200 ml nata líquida 35% para montar, muy fría. Igualmente el recipiente donde trabajaremos la nata, dejarla un buen rato en el frigorífico.
100 gr  azúcar
2 hojas de gelatina neutra o cola de pescado
COULIS DE VIOLETAS:
200 gr caramelos de violeta triturados
100 ml agua
una punta de colorante en pasta violeta Wilton


GELATINA DE VIOLETAS:
Hidratar la gelatina en agua fría.
Triturar los caramelos.
Calentar el agua con los caramelos triturados hasta la disolución de éstos. Sacar del fuego e incorporar la gelatina estrujada. Mezclar bien para que ésta quede bien disuelta y añadir la punta de colorante.
Repartir en el fondo de las copas o vasos y guardar en el frigorífico hasta que ya haya tomado cuerpo.
ESPUMA DE YOGUR/:
Mezclar los yogurs con el azúcar y remover hasta que éste quede disuelto.
Calentar un poquito de agua ( 2 cucharadas) y disolver en ella las hojas de gelatina previamente hidratadas en agua fría. Dejar enfriar un poco.
Mezclar bien el yogur con la gelatina. El que no estén fríos es para que al juntar con ésta, no haga grumos.
Montar la nata y añadirla con suavidad y movimientos envolventes a la mezcla anterior.
Repartir en las copas sobre la gelatina ya fuerte. Guardar en el frigorífico hasta el día siguiente.
COULIS DE VIOLETAS:
Cocer el agua con los caramelos triturados , unos 10 minutos hasta que consigamos un liquido un poco espeso. Añadirle la punta de colorante, ya fuera del fuego. Pensar que cuando enfrié espesará. Dejar enfriar
Echar un chorrito por encima de la espuma de yogur, antes de servirlo.







ROLLITOS DE SALMÓN

lunes, 14 de octubre de 2013



Un entrante rápido de preparar, sencillo y delicioso.
Tardé en hacerlos, porque cuando me decidí, no encontraba rabanitos por ningún super ni frutería. Parecía que se pusiese todo en contra para que no pudiese hacer la receta. Al final mi hermana me los trajo. Fantástico!.
Al día siguiente al ir a comprar, encontré rabanitos en todas las tiendas....???



Ingredientes para 4 personas:
4 lonchas de salmón ahumado
1 cebolla pequeña, cortada a cuadritos muy pequeños (corte Brunoise)
1 pepino pequeño, pelado y sin la parte central cortado como la cebolla
4 rabanitos, bien limpios y sin pelar, cortados como la cebolla
4 cucharadas queso Philadelphia
eneldo
zumo de limón
aceite de oliva Virgen Extra 
pimienta negra
mostaza para salmón ahumado de Ikea, o en su defecto, mostaza inglesa tipo Colmans, mezclada con un poco de miel y hojitas de eneldo.
Brotes tiernos de lechuga.

Mezclar la cebolla, el pepino y los rabanitos con el queso,  mostaza, pimienta, eneldo y aceite. Conseguir una masa con todo junto.
No pongo sal, porque el salmón, para mi ya le aporta la necesaria, pero eso, va a gustos.
Poner una cucharada de ésta masa en cada lámina de salmón y enrollar.
Servirlo sobre los brotes de ensalada, previamente aliñada.


Fuente: la idea la saqué de la revista El Mueble.

PASTEL HUMMINGBIRD

jueves, 10 de octubre de 2013




Éste pastel es un clásico en la pastelería Hummingbir de Londres, en el céntrico barrio de Notting Hill.
De hecho es parecido al pastel de zanahoria, pero hecho con plátano, piña y nueces. Contundente pero riquísimo.
Ellos lo hacen con pacanas, pero yo lo he cambiado por nueces. Creo que, con los campos de nogales que tenemos y la situación tan desastrosa por la que están pasando los agricultores, nuestro mínimo granito de arena que podemos poner, es usar productos nacionales y mas cuando son de tan buena calidad.
Se hace con tres moldes de 20 cm, pero yo lo hice en uno de 24 cm de diámetro, pues lo tenía que llevar a una comida familiar, donde nos reuníamos bastantes personas.
He cambiado las cantidades de la crema de queso de la receta original, ya que para mi gusto era demasiado dulce.



Ingredientes:
300 gr azúcar blanquilla
3 huevos
300 ml aceite de girasol
270 gr plátanos maduros
1 cucharadita se café rasa, de canela molida
300 gr harina
1 cucharadita de café de bicarbonato sódico
1/2 cucharadita de café de de sal
1/4 cucharadita de café de esencia de vainilla
100 gr de piña de lata escurrida y a trozos pequeños
COBERTURA DE CREMA DE QUESO: 
350 gr queso crema frío
150 gr mantequilla a trozos a temperatura ambiente
350 gr azúcar glas
1 cucharadita de café de extracto de vainilla

Precalentar el horno a 180 °. Mantecar el o los  moldes.
Poner en la maquina eléctrica con la pala de batir, los huevos y el azúcar. Trabajar a velocidad media hasta que esté bien mezclado, añadir el aceite, y el extracto de vainilla y trabajarlo un poco más.
Mezclar la harina, la sal, el bicarbonato y la canela. Ir incorporando esta mezcla a la batidora, a velocidad medio-baja, cucharada a cucharada. Una vez esté todo bien mezclado parar la batidora.
Chafar los plátanos en un plato hondo hasta conseguir un puré homogéneo, añadir la piña y las nueces troceadas. Mezclar bien y juntar a la mezcla anterior.
Llenar los moldes. Si son los tres pequeños, poner la misma cantidad en cada uno. Alisar la masa con una paleta o el dorso de una cuchara.
Hornear en el horno caliente. Si son los pequeños 20 o 25 minutos. Yo el grande lo tuve 45 minutos. Pinchar con una aguja. Si sale seca el pastel ya está hecho.
Dejarlo fuera del horno en el molde 10 minutos y luego desmoldar sobre la rejilla hasta enfriar por completo.
Dejarlo reposar hasta el día siguiente. Si es el grande, dividir el pastel en dos o tres discos horizontales.
Cobertura:
Batir azúcar y mantequilla en la máquina a velocidad media baja hasta que quede bien mezclado. Añadir el queso crema de una sola vez y batir hasta que quede todo bien incorporado. Subir la velocidad a media alta y trabajar hasta que quede una crema suave y ligera. Añadir el extracto de vainilla, mezclar justo y parar..
No batir la crema en exceso pues podría quedar líquida.
Sobre una placa de cartón metalizado, poner un poquito de crema y colocar encima la pieza superior del pastel con la parte no cortada debajo. La crema hará de pegamento y evitará que el pastel se mueva. Si debajo del cartón ponéis dos tiras largas cruzadas de papel vegetal, os servirá para que no se os manche la base donde coloquéis el pastel para decorarlo.
Con una cuchara para hacer bolas de helados o funderelele, si, se llama así, echar dos bolas de crema. Aplanar con la paleta, procurando que quede repartido uniformemente. Colocar la pieza siguiente de bizcocho sin apretar y volver a repetir la operación. Así hasta terminar, colocando el último piso con la parte cortada colocada hacia abajo. Cubrir toda la superficie con un fina capa de crema y dejar enfriar en la nevera hasta que coja cuerpo.
Decoración de pétalos:




Una vez fría la crema, sacarla del frigorífico.
Rellenar una manga pastelera con una boquilla redonda, con crema.
Cubrir la parte de encima con ella y alisarla con la paleta.
En los lados, tal como se ve en las fotos, con la manga pastelera, poner dos bolas de crema una arriba y otra debajo, o tantas como quepan en fila de arriba a abajo. Con el dorso de una cuchara de postre, pasarla sobre las bolas, para que quede como la segunda foto. Limpiar la cuchara con agua caliente, secar con un trapo.
Poner las siguientes bolas donde termina el alisado de la anterior, repetir toda la operación, no olvidar limpiar la cuchara y así hasta terminar.
Decorar la superficie con canela y nueces.


Fuente: "Las recetas de la pastelería Hummingbird"

ROAST - BEEF

lunes, 7 de octubre de 2013




Hay mil maneras de hacer un roast-beef, lo se. Pero esta receta no necesita horno, con lo que en verano se agradece y tiene una salsa deliciosa. No os decepcionará.
Me la enseñó a hacer Mami, y en casa es un plato fácil y socorrido cuando tenemos invitados, con el cual tengo el éxito asegurado. No hace falta hacerlo a ultima hora, sino que es mejor tenerlo hecho del día antes, con lo que simplifica la comida.
Me gusta servirlo con su propia salsa y con mostazas diversas. Así cada cual, se lo toma como mas le gusta.
De acompañamiento, un puré de patata o unas verduras hervidas a la inglesa. Si es verano, una buena ensalada de tomate y cebolla. Si queremos sofisticarlo y anglicalizarlo un poco, acompañarlo con Yorkshire Pudding, que en realidad es el acompañamiento típico inglés para el Roast-beef. Ésta es una de mis recetas pendientes.


Ingredientes:

-un trozo de entrecot de ternera o buey sin hueso, bife de chorizo, lomo alto,  contra bife, lomo ancho, churrasco largo redondo. Es la parte de la res que se  encuentra entre las costillas.
-zumo de un limón
-un vaso de Jerez
-un vaso pequeño de salsa de soja

Poner la pieza en maceración 1 hora y media por cada lado con el jugo de limón y el Jerez. Pasado el tiempo, colocar la pieza sobre una rejilla y ésta sobre el recipiente donde teníamos la maceración, para no perder los jugos. Dejar que escurra completamente y salpimentarla.
Colocar al fuego con aceite, una sartén de la medida de la pieza. Cuando esté el aceite bien caliente sellar y dorar la carne por todos sus lados.
Sacar casi todo el aceite, añadir el líquido de la maceración, la salsa de soja y un vaso de agua, subir el fuego a tope y cocer destapado 15 minutos por cada lado, para que quede una carne bien rosada.
Si gusta mas hecha, dejarla unos minutos mas por cada lado.


COMPOTA DE CEBOLLAS Y PASAS

viernes, 4 de octubre de 2013



En muchos restaurantes marroquis es muy común, que sobre una tajine de carne o sobre un cous-cous, pongan esta compota. Una verdadera delicia entre dulce y salado que armoniza de maravilla con multitud de platos.
Esta receta la podemos perfectamente maridar con muchos de nuestros guisos. Es un buen acompañamiento para rustidos y no digamos con la caza. Personalmente, me encanta un plato de arroz basmati, mezclado con la compota....no necesito mucho mas.


Ingredientes:
3 cebollas grandes, cortadas a lunas finas
un puñado de pasas Sultanas
unas hebras de azafrán
Sal y pimienta negra
1 cucharada de miel

Hervir agua en un cazo con las pasas, a la que arranque el hervor, parar el fuego, tapar el cazo y dejarlas en maceración hasta que estén bien hinchadas. Colar y reservar.
Poner una sartén al fuego vivo con aceite, las cebollas, las pasas y el azafrán. Dejar rehogar un rato para que el azafrán pueda soltar su tinte y la cebolla se impregne del aceite.
Pasar la mezcla a una cazuela. Añadir sal, pimienta y agua que cubra, obtenida de llenar la sartén con el líquido, para así aprovechar todos los jugos.
Cocer a fuego medio hasta que se haya absorbido el líquido y cuando casi no quede, incorporar la cucharada de miel.
Remover de tanto en tanto, hasta conseguir una textura espesa con la consistencia de compota y de un bonito color ámbar.
Es esencial, que el contraste entre el sabor dulce y salado sea armonioso. No ha de predominar uno por encima del otro.


Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger