Éste es un típico plato ampurdanés,  que forma parte de mis raíces maternas. Lo aprendí  de mi  abuela y siempre que lo  hago su olor me  transporta a  mi infancia. Y que olor y sabor!! .....  me gustaría poder transmitirlo a través del blog,  porque es tan particular, que con solo  ésto, sabríais si esta receta  os gusta o no. 
Siempre había pensado que la butifarra  dulce era oriunda del Ampurdán,  pero me equivocaba,  ya que se encuentra también en muchas otras zonas de la provincia  de Girona.  Precisamente ésta que os presento hoy, está comprada en Palamós. 
La butifarra está  hecha con carne magra de cerdo,  azúcar, canela y ralladura de limón. Embutida en tripa de cerdo.  También la podemos encontrar seca, como fuet o longaniza.




Ingredientes  para 4 personas:

600 gr butifarra dulce, bien pinchadas,  para que no revienten al dorarlas 
2 manzanas peladas, sin corazón y a octavos
la piel de 2 limones
1/4 de vaso de vino rancio
3/4 de vaso de garnacha o vino negro dulce 
1 bastón de canela
1 cucharada de postre de manteca de cerdo
1 cucharada de postre de aceite de oliva suave 

Poner al fuego una cazuela de barro con un difusor debajo y echar el aceite y la manteca.  Cuando esté caliente dorar los gajos de manzana.  Sacarlos y reservarlos. Incorporar las butifarras y dorarlas.  Cuando hayan adquirido un bonito tono dorado, añadir los alcoholes, la canela,  la piel de limón y un vaso de agua.  Poner el fuego vivo y cuando arranque el hervor,  bajarlo a la mitad y tapar la cazuela.  A los 10 minutos,  añadir la manzanas y seguir cociendo hasta que esté hecho. 
Sacar todo de la cazuela y dejar reducir el jugo hasta que tenga la consistencia de un almíbar espesito. 
Servirlo con el almíbar por encima.  
MMMMM Delicioso! 







El aroma que desprende una higuera siempre me trae recuerdos de casa de mi abuela, ya que en su jardín tenía una muy grande, o quizás yo , al ser pequeña la veía así. Pero es un aroma que hace que me detenga y disfrute un rato de su olor. 
No hay cosa que mas me guste, que coger los higos y comerlos allí mismo.
Ahora es época de ellos y hemos de aprovecharlos. 
En mi pequeño jardín hay una planta bien hermosa de María Luisa, que cada año renace y ahora, sus verdes hojas están en todo su esplendor. Hay que utilizarlas, antes de las heladas primerizas, ya que enseguida empiezan a secarse. Cuando están bien secas y antes de que caigan, las recojo y las guardo en un tarro de cristal para mis infusiones, pero me gustan mucho el sabor a cítrico que tienen cuando son frescas y que es mas acentuado.
Pensé en que los dos sabores podían maridar bien y ha salido esta receta que está deliciosa. Aunque no me conviene, rebañé el cazo de la crema hasta dejarlo limpio. UAUUU!!! como estaba de rico..... 



Ingredientes para una base de tarta de 24 cm:

Base de masa quebrada:
270 gr d harina
100 gr mantequilla fría cortada a cuadrados pequeños
55 gr de agua fría
1 pellizco de sal
1 cucharadita de café colmada de azúcar
1/2 cucharadita de café colmada de levadura química o impulsor
Crema pastelera al aroma de María Luisa:
1/2 Lt leche entera
3 manojos grandes de hojas de María Luisa frescas y lavadas
150 gr azúcar
6 yemas 
40 gr Maicena
Para el sobre:
8 higos bien lavados, con el rabo cortado y partidos por la mitad
Miel

Masa quebrada:
Con Thermomix:
Verter en el vaso en el orden indicado todos los ingredientes, 15 segundos, velocidad 6
Hacer una bola sin toquetearla demasiado, envolverla en film y reposar en el frigorífico durante 15 minutos.
Pasado el tiempo, extenderla con el rodillo sobre la encimera enharinada. Tener la precaución de extenderla uniformemente.
Recogerla con el rodillo con cuidado y depositarla sobre el molde previamente mantecado, una vez colocada sobre él, procurar no estirarla, sino que con la ayuda de los dedos,  colocarla bien apoyada en el suelo y paredes del molde y con la ayuda del rodillo, pasándolo por encima con fuerza para separar las partes sobrantes de masa. Mojar el borde de la ésta para que  quede bien sellada. Dejar reposar en el frigorífico 15 minutos.
Mientras, calentar el horno a 180º.
Pinchar con un tenedor, para que no suba durante la cocción. Colocar sobre la masa un lamina de papel de plata o de horno cubriendo bien toda la superficie y colocar peso encima. Pueden ser legumbres secas, que luego guardo y siempre sirven para este uso.
Cocer al horno durante 15 minutos, sacar las legumbres y el papel y seguir cociendo hasta que lo veamos hecho pero sin que se dore.
A la manera tradicional:
Colocar los secos mezclados en un bol en forma de volcán y en el centro echar la  mantequilla y el agua. Trabajar lo justo para unirlo y lo mejor es no usar las manos, ya que calentaríamos la mantequilla, va bien usar una cornalina o un  pastry blander.  Una vez esté bien mezclado ya podemos pasar a hacer la bola.
Crema pastelera :
Calentar la leche hasta su ebullición. Parar el fuego, echar las hojas de María Luisa, tapar y dejar infusionar 1 hora. Colar y volver a calentar.
Mientras tanto en un bol revolver las yemas con el azúcar y la Maicena. Añadir  poco a poco y sin parar de batir, con unas varillas manuales la leche caliente y colada, mezclar bien y echar esta crema en el cazo y volverlo al fuego. Remover sin parar, va bien con las varillas manuales, hasta que hierva y cocer 1 minuto. Veremos que se espesa de golpe.
Echarla  sobre  la masa  y cubrirla con mitades de higos.  Volver a colocarla en el horno y dejar cocer por espacio de 20 minutos.
Sacar  del  horno y  pintar los  higos  con  un poco  de miel,  para  que  quede brillante.










MAGDALENAS DE LIMÓN, LIMÓN, LIMÓN

lunes, 23 de septiembre de 2013



Vi esta receta en Gastronomía & Cia.  y no me pude resistir.  Los postres de limón,  es de las cosas que más me gustan y cuando leí los ingredientes,  ya tuve claro que no tardaría nada en hacerlas y no me defraudaron.  Si os gusta el sabor a limón,  aquí  lo encontraréis en demasía.


Ingredientes  para unas 14 a 16 magdalenas :
225 gr harina común
150 gr azúcar
50 ml leche
2 huevos
140 gr mantequilla  derretida y fría o aceite de girasol
ralladura 1 limón
10 ml zumo limón
50 gr Lemon Curd, aquí o aquí
6 gr levadura química (Royal)


Precalentar el horno a 180
Colocar las cápsulas de las magdalenas en moldes metálicos de muffins,  con ello evitaremos que se deformen al cocerse.
Cernir la harina,  la sal,  el azúcar y la levadura,  añadir la ralladura y mezclar con los dedos hasta que quede bien mezclado.
En otro bol batir los huevos, añadir la leche,  la mantequilla o el aceite,  el zumo y el Lemond Curd.
Echar la crema al bol de los secos,  mezclar con las varillas manuales, lo justo para unificar los ingredientes.  Si quedan grumos,  no pasa nada.
Rellenar las cápsulas hasta 3/4 partes de su capacidad y pasarlas al horno, colocándolas en la parte media.  Cocer de 16 a 20 minutos,  sin abrir para nada la puerta del horno, hasta que veamos las magdalenas  doraditas y que ya hayan subido.
Una vez fuera del horno,  sacarlas del molde de muffins  y depositarlas con sus cápsulas sobre una rejilla para que se enfríen.
Me gusta,  si no hay "ratones"  por la cocina,  dejarlas reposar 24 horas, están mucho más buenas. 




LEMOND CURD CON THERMOMIX

jueves, 19 de septiembre de 2013



Descubrir esta receta hecha con la Thermomix, ha sido para mi, todo un acierto, ya que la hago en un momento y sin ningún problema. Bueno, yo no la hago, ahora la hace la maquina y yo me lo miro......
De todas formas tengo la receta hecha a la manera tradicional aqui

Ingredientes:
el zumo de 4 limones colado
la piel (solo lo amarillo)  de 2 limones.  Para pelar bien la piel, va muy bien el pelador de tomates
250 gr azúcar  glas
120 gr mantequilla
4 huevos

Poner todos los ingredientes en el vaso y batirlo unos segundos a velocidad 3 para que se mezclen los ingredientes.
Programar 20 minutos, temperatura: 90º,  velocidad 4.
Si pasado el tiempo, vemos que la crema no está suficientemente espesa, programar 3 minutos más a la misma temperatura  y velocidad,  pero teniendo en cuenta  que cuando enfríe, esperará.
Seguidamente,  pasar por un cedazo para que quede la crema bien fina y brillante,  desprovista de piel y posibles grumos.
Se conserva hasta un mes,  siempre que lo guardemos en un tarro de cristal en el frigorífico.
Se puede hacer exactamente  igual con cualquier cítrico: limas, mandarinas, naranjas y pomelos. La cantidad de azúcar es lo único que dependiendo de la acidez de la fruta puede cambiar.


Fuente: libro de repostería de Thermomix 

PASTEL DE JAMON Y QUESO

lunes, 16 de septiembre de 2013


Este pastel es como si os comieseis un biquini, pero con una corteza crujiente de azúcar, lo que le aporta un sabor muy particular que a los niños les encanta.


Para un molde de cake de 1Lt:

12 lonchas de jamón york
1 paquete de pan de molde sin corteza
4 huevos
6 lonchas queso Gruyere suizo
6 lonchas queso Emmental suizo
2 cucharadas de azúcar


Mantecar el molde. Calentar el horno a 180º.

Esparcir el azúcar en la base del molde. Colocar una loncha de jamón sobre la base y asentar mas lonchas en las paredes del molde, dejando que sobresalgan por el exterior, para luego poder cubrir.
Batir los huevos y mojar el pan en ellos.
Colocar en el orden siguiente:
Una capa de pan sobre la base de jamón, una de queso Gruyere, una de jamón, una de pan, una de queso Emmental, una de pan y así hasta terminar con una de pan. Cerrar con el jamón que sobresale y pintar con el resto de huevo batido.
Pasar el molde al horno caliente y hornear durante 30 minutos.
Servir a lonchas una vez se haya atemperado, acompañado con una ensalada.


Con esta receta he quedado finalista en el concurso de blogers, que organiza la revista Cuina para el  "II dia Cuina"  que se celebra en Manlleu el día 21 de Septiembre



PATATAS RELLENAS DE CARNE

jueves, 12 de septiembre de 2013




Este es un plato que mi madre y mi abuela hacían con frecuencia. 
Es típico hacerlo con patatas, pero igualmente se puede hacer con cebollas. También se cocina con manzanas, aunque en ese caso, cambia un poco los ingredientes. Otro día pondré esta receta, que me encanta, ya que es una mezcla de dulce y salado muy bien proporcionada y creo, si no me equivoco, muy típica del Ampurdán.


Ingredientes para 4 personas:

4 patatas de tamaño mediano, todas iguales, aptas para cocer y fuertes.
100 gr carne de cerdo picada
100 gr de carne de ternera picada
1 huevo
2 cebollas picadas
2 tomates rallados
1 diente de ajo
la piel de una naranja
1 copita tipo chupito, de Grand Marnier
1 vaso de vino tinto de buena calidad

Mi hermana dice que es un plato principal y no un entrante, pues si, si se ponen dos patatas medianas por persona.


Mezclar las carnes con la yema de huevo y sazonar con sal, pimienta y nuez moscada y si os gusta un poco picante con un pellizco de pimienta de Cayena. Reservar la clara.
Pelar las patatas y hacerles un agujero con la cuchara parisién o sacabolas. Reservar las bolitas de patata.
Rellenar el agujero de las patatas, con la mezcla de carnes bien apretada. Tapar con harina y la clara del huevo un poco montada.
En una sartén con aceite, dorar las patatas con cuidado para sellar bien la carne. Sacar y reservar.
Poner una cazuela de barro al fuego sobre un difusor, o en su defecto una cazuela. Echar un poco de aceite y dorar el ajo. Cuando tome color, añadir la cebolla rallada y rehogarla hasta que adquiera un color ámbar, en ese momento echar los tomates rallados y dejar cocer hasta que hayan perdido todo el líquido. 
Añadir las patatas, la piel de naranja, el vino, el Grand Marnier y subir el fuego al máximo para que se evapore el alcohol. Añadir las bolitas de patata, esto ayudará a espesar la salsa, ya que soltará el almidón.
Cubrir de agua y cuando arranque el hervor, bajar el fuego a la mitad, tapar la cazuela y dejar cocer, vigilando que las patatas no se agarren hasta que éstas estén cocidas y la salsa haya espesado.
Este tipo de guisos son mejores con un día de reposo.






Explicar como se hace la masa madre me parece absurdo. Hay millones de recetas en cualquier blog y todas fantásticas. Siempre me había negado a hacerla. Me daba una pereza horrorosa. Pensaba que con lo despistada que soy, olvidaría de alimentar a la criatura.....eso hasta que llegue a los vídeos de David de Jorge e Iban Yarza. Si, siempre hablo de él, pero es que lo explica tan bien y con tanto entusiasmo, que hasta una vaga como yo, quedé totalmente enganchada.
La hice, tal como él explica en el vídeo que os pongo, pues creo que lo explica mucho mejor que lo que yo pueda deciros. Pero si sois despistadas como yo, os recomiendo poner un papelito encima del tarro con el día. Si no, hubiese estado perdida total. Me gusta este tipo de masa madre, porque como veréis es muy sencilla de hacer y no tiene ninguna complicación.


                                           https://www.youtube.com/watch?v=BsSEh9KH-zs

Gracias a la masa madre, el pan es una pasada de bueno y con una corteza gruesa y crujiente, crujiente.
Se conserva tierno durante días y tiene un aroma que no encontraréis en un pan de panadería. Bueno, tampoco tanto, que ahora ya hay panaderías que hacen panes muy bien hechos. Éste huele y sabe a pan, pan.
Hay dos maneras de hacer pan. Una, es un pan con mucha levadura y poco reposo. El que os presento hoy, es un pan con poca levadura y mucho reposo, pero lo bueno que tiene es que no se ha de trabajar mucho. Yo tengo las muñecas hechas un asco y tengo muy poca fuerza, con lo que no puedo amasar mucho y normalmente tengo que usar la panificadora ( la usaría para hacer el primer pan, pues necesita mas amasado), pero éste, al no necesitar trabajarlo mucho, lo hago perfectamente a mano y mis muñecas no sufren nada.








Preparación del pan:

En un bol grande mezclar los  200 gr de masa  madre  con los 475 gr de harina de trigo, los  25 gr de harina de trigo integral , si no queréis ponerla integral, podéis poner el tipo  de harina  que preferais, pero que pese  500 gr.  Añadir la sal, mejor menos que mas y el agua echarla en una jarrita e ir añadiendo poco a poco, a medida que la masa lo pida.
La cantidad de agua, depende mucho del tipo de harina, del gluten que ésta contenga, de la humedad ambiental. Siempre es mejor que tengamos que echar mas agua, que harina, pues eso nos variaría todo lo demás. Por eso digo lo de ir echándola poco a poco, a medida que la masa nos lo pida, mientras vamos mezclándolo con una cuchara o espátula, dentro del bol. Al final lo trabajamos un poco con las manos, pero lo justo para que quede bien integrado. Tapar con un paño y dejarlo reposar 30 minutos, en un rincón cálido y libre de corrientes de aire.
Untar las manos y la encimera con aceite de oliva suave. Hemos dicho que no queremos mas harina. 
1-Echar la masa sobre la encimera untada y trabajar la masa de 10 a 15 segundos. Estirar con suavidad por un lado y con la palma o almohadilla de la mano, doblar y darle un cuarto de vuelta. Realizar esto de 5 a 10 veces, con lo que habremos boblado y plegado completamente por todos los lados. Bolearla y colocarla en un bol. Tapar y reposar 15 minutos.
2-Volver a realizar la misma operación. Veremos que cada vez su textura variará.
Tapar y reposar 15 minutos.
3- Hacer un plegado como si hiciésemos un sobre, con 4 lados. Esto ayuda a que la masa tenga una mejor cohesión. Dar la vuelta, bolear y volver a colocarla en el bol.
Tapar y reposar 15 minutos.
4- Volver a trabajar como 1 y 2.
Todos estos amasados, siempre sobre la encimera y las manos untados en aceite.
En este punto ya hemos hecho el trabajo mas duro.
Ahora la masa ha de reposar 3 o 4 horas tapada, dependiendo de la temperatura ambiente, hasta que doble el volumen. Personalmente, yo cierro bien el bol con film y la dejo reposar en el frigorífico hasta el día siguiente.
Si hemos optado por esta última solución, sacarla del frigorífico y dejarla atemperar, antes de manipularla. Veremos que aún en frío, la masa habrá crecido.
Ahora si que hemos de espolvorear una parte de la superficie de la encimera con harina, dejemos otra parte limpia.
Echar la masa con cuidado sobre la parte espolvoreada para rebozarla y seguidamente, pasarla a la parte limpia para manipularla.
Vamos a formar el pan, de manera que le daremos tensión a la masa: aplanarla un poco llevándola de una mano a otra y envolverla de afuera a dentro en 6 o 7 veces por lados distintos, como si hiciésemos un paquete y lo recogiésemos en el centro para cerrarlo. Quedará como un hatillo. Darle la vuelta y con la palma de la mano ir girándolo en círculos suaves para tensionarlo.
Colocarlo en un bol donde previamente le habremos puesto un paño de algodón y bien espolvoreado de harina. Si usamos un banneton, lo espolvoreamos de harina.
Colocamos el pan en el bol o banneton, con la parte recogida arriba y la boleada abajo, espolvorear también por encima con harina. Tapar con un paño y dejar reposar 4 horas.

Antes de reposar - a  la izquierda el banneton
Ya levado
Mientras, calentar el horno a máxima potencia. Poner en el medio del horno una bandeja. Yo la cubro con ladrillos refractarios.
En la parte inferior del horno, colocar una bandeja de hornear llena de guijarros volcánicos. Tener preparados una jarra y un pulverizador llenos de agua.
Poner un papel de hornear sobre una pala o bandeja plana y colocar el pan cuando ya haya doblado el volumen con la parte que estaba hacia arriba, abajo y la parte bonita, arriba. O sea al revés de como reposaba. Darle un corte encima con un cuchillo de sierra y deslizarlo con el papel sobre la bandeja de horno.


Cerrar la puerta.
Volverla a abrir y rápidamente, echar como un vaso de agua en la bandeja de los guijarros y pulverizar las paredes con agua. Cerrar el horno. Esto producirá la humedad necesaria para crear una corteza gruesa y crujiente.
Pero esta humedad solo ha de producirse durante 15 minutos. Pasado estos minutos, abrir el horno y sacar la bandeja del agua. Cerrar el horno e ir bajando la temperatura paulatinamente, hasta llegar a los 200º .
Ha de cocer durante 50 a 60 minutos. Pasado ese tiempo, golpear la base del pan, si suena a hueco, es que ya está hecho, si no, dejarlo 5 minutos mas y volver a comprobar.
Una vez hecho, cerrar la temperatura del horno y dejar el pan dentro con la puerta cerrada durante 15 minutos mas. Esto hará una corteza super crujiente.
Si no me he explicado suficientemente bien, o no me habéis comprendido, ya que a veces es difícil explicar lo que para mi es obvio, pero para uno que no lo ve, sea difícil de entender, os dejo un link con un vídeo de Iban Yarza , de donde yo lo he sacado.

Hice el boble de masa con lo que cada pan pesaba 1 Kg.





COPA DE QUESO CREMOSO AL AROMA DE EARL GREY

jueves, 5 de septiembre de 2013


El otro día fue el cumpleaños de nuestro amigo Pancho, al que le encanta todo lo dulce.  Siempre que viene, va directo a la cocina a ver que he hecho. 
Pero estos días con este calor,  el horno no se utiliza. Tuve que improvisar con lo que tenía en casa y hacer un postre frío.  
Realicé una especie de Trifle


Ingredientes para 4 personas:
3 tarritos de guindas rojas escurridas
8 galletas con chocolate
200 gr queso cremoso
3 dl crema líquida
2 cucharaditas de té Earl Grey
40 gr azúcar glas
Para decorar:
3 guindas rojas por vaso o copa
Un chorrito de jarabe de Arce
Virutas de chocolate negro
Unas hojitas de menta


Calentar la mitad de la nata e infusionar el té durante 3 minutos en ella. Dejar enfriar
En un bol con la ayuda de unas varillas manuales,  batir el queso con el azúcar,  añadir la infusión de té ya fría, la crema líquida y batir hasta que quede una crema unificada. 
En cada copa o vaso colocar:
2 galletas troceadas.  Sobre ellas, una capa de guindas.  Cubrir éstas con unas cucharadas  de crema.  Encima volver a poner guindas y mas crema.  
Guardar en la nevera por espacio de 2 horas mínimo,  antes de comer. 
Decorar cada copa con:  un chorrito de jarabe de Arce, 3 guindas, espolvorear virutas de chocolate por encima y poner unas hojitas de menta y una galleta. 




Nunca participo  en concursos ni en nada parecido.  Me gusta ir a mi aire y sin cortapisas.  Pero este reto que propone Maragda, de "La Quinta de Luculus" y viniendo  de ella....... no es ninguna tontería y he decidido hacer mi aportación  a su llamada. 
Éste consiste en conseguir 365 recetas  solidarias. Cada receta es para 4 personas y con un coste de 3€.  Han de llevar tres ingredientes principales. 
No es ningún concurso,  ni hay nada por ganar,  sencillamente es confeccionar una receta solidaria,  para estos tiempos difíciles. Por eso me gusta la idea. 

Ingredientes:
2 tomates grandes y hermosos 
400 gr judías secas cocidas y escurridas. Para que salga mas económico se pueden cocer en casa
1 pimiento verde
1 cebolla grande 
1 lata pequeña  de aceitunas  negras 
1 lata pequeña  de atún en aceite de oliva o si preferís,  4 o 5 anchoas
1 cucharada de alcaparras  o 4 pepinillos  en vinagre 
Una vinagreta  hecha con aceite de oliva, mostaza en grano,  sal, pimienta y vinagre o zumo de limón 
un puñado  de orégano 


Cortar a cuadritos la cebolla y el pimiento. 
Desmigajar el atún o cortar las anchoas a trozos
Si ponéis pepinillos,  cortarlos a cuadritos 
Cortar también las aceitunas
Mezclar todos estos ingredientes, junto con las judías.
Ligar bien la vinagreta y aliñarla bien con la mezcla anterior.
Cortar el tomate a rodajas finas.
Servir colocando en la base una rodaja de tomate,  sobre ella dos cucharadas de la mezcla de judías,  cubrir con otra rodaja y terminar con una o dos cucharadas  más de judías.
Decorar colocando encima una aceituna y espolvorear con orégano.  Servir fresquito.
Es un primer plato muy completo. 

Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger