BIZCOCHO TRES LECHES

viernes, 20 de diciembre de 2013



Tenía que finalizar el año con un pastel. Los dulces me pueden...... Y este pastel lo tenía en mis pendientes. Es un postre tradicional latinoamericano. Me ha gustado mucho, queda muy suave y esponjoso, pero .... para mi, tiene sus peros, que me llevan a variar algo la próxima vez que lo haga. Os explico. Primero se hace un bizcocho que es una pasada de bueno y luego se ha de ir bañando lentamente cuando está recién salido del horno con una mezcla de tres leches: leche condensada, leche evaporada y nata líquida espesa. Ahí está donde lo variaré, en la cantidad, ya que al ir echando el líquido, este va depositándose en la parte inferior y para mi, ésta queda demasiado mojada. Me gusta mas la parte superior del bizcocho. La próxima vez, reduciré la cantidad de leches. 

Ingredientes :
5 huevos
220 gr harina común
2 cucharaditas de café rasas de levadura química
220 gr de azúcar blanquilla
60 ml de leche
1 cucharadita café esencia de vainilla o vainilla en pasta
una pizca de sal
Después:
200 ml leche condensada
200 ml leche evaporada
200 ml nata líquida al 35% de materia grasa


Precalentar el horno a 180º. Mantecar y enharinar el molde, yo lo he hecho en un molde de Ikea de 24 cm y agujero central
Montar por un lado, las claras hasta que queden fuertes, añadir la mitad del azúcar y seguir trabajando hasta que queden bien fuertes.
Mezclar y pasar por un cedazo la harina, levadura y sal. Reservar.
Trabajar en la máquina a velocidad baja las yemas con el resto del azúcar,
hasta que doblen el volumen y queden blanquecinas. 
Sacar de la maquina y echar la leche mezclada con la vainilla y la mezcla de los secos en tres veces, empezando y terminando por estos últimos. Mezclarlo con una espátula de silicona.
Añadir las claras removiendo con muchísimo cuidado de abajo a arriba hasta que quede bien integrado.
Rellenar el molde con la mezcla. Alisar la superficie y pasar al horno caliente. 
Mientras, mezclar las tres leches con un batidor y calentarlas hasta que estén calentitas, pero sin llegar a hervir.
Hornear de 30 a 40 minutos. A los 30 minutos, pinchar el pastel hasta el fondo con una aguja de media fina. Si sale seca, el pastel ya está hecho.
Sacar el pastel del horno y sin perder tiempo, pincharlo con la aguja por toda la superficie hasta el fondo. Pincharlo mucho ya que el líquido ha de entrar por ahí.


Colocar el pastel, sin desmoldar dentro de un recipiente y con un cucharón pequeño ir regando con el líquido tibio hasta que quede todo bien empapado. Aquí es donde la próxima vez rebajaré la cantidad de líquido, para mi excesiva. 
Guardarlo en la nevera un mínimo de 8 horas, antes de comerlo. Está buenísimo.




Con esta receta , aparte de desearos a todos una Feliz Navidad y una muy buena entrada de año, me despido hasta después de Reyes. 
Mi deseo es que este año que viene, sea mejor que el actual y que toda la gente que tiene problemas, se les puedan solucionar. 





SALSA PICANTE DEL SUR MARROQUI

miércoles, 18 de diciembre de 2013


En esta vuelta a Marruecos, cuando llegamos a Hassilabied,  nos encontramos con nuestro amigo Jordi, un viguetano que vive allí hace ya 5 años. Nuestra idea era ir al albergue que vamos siempre, pero el nos explicó que Moha, un conocido de mi marido y de Jordi, su hermano Omar y su familia habían hecho un Riad. Estuvieron tres años trabajando para terminarlo y el resultado final es un hermoso hotelito de 12 habitaciones, muy confortable y acogedor. 
Por la noche en la cena, pedimos salsa picante y en vez de darnos la clásica Harissa, nos dieron ésta que os presento hoy. Como comprenderéis, cuando la vi y la probé, rápidamente me metí en la cocina para que me dijesen los ingredientes y me explicasen como hacerla.

Perdonad que me pierda por otros derroteros, pero no puedo dejar de 
explicaros mi historia con el "desierto". Siempre tengo la necesidad de volver, aunque lo que de verdad necesito cuando voy, no es fácil de conseguir. Necesito la soledad. Es imperativo en ese paraje, sentirse sola y disfrutar del entorno en quietud y silencio.
Un año, por fin conseguí quedarme allí y que mi marido y sus amigos, siguiesen ruta y me dejasen sola unos días. No necesitaba mucho. Mis labores, un libro, la maquina de fotos, una libreta, un bolígrafo y el silencio. Que maravilla!! Los días pasaron demasiado rápido.
Por la mañana bien pronto, me iba con la libreta y el bolígrafo a las dunas, una buena excursión mañanera, ya que desde el albergue siempre hay un buen trecho, pero era un plácido paseo y con un paisaje espectacular. Buscaba un sitio bonito, todos lo son, y allí me sentaba dejando que la brisa de la mañana me envolviese y si era capaz de dejar de mirar el paisaje, cosa bastante difícil, escribir mis pensamientos, porque, no se que tiene ese entorno que necesitas la quietud y dejar mecer tu interior. Es un sentimiento y una sensación que cuesta de explicar, pero están muy cerca del recogimiento y el renacimiento.
Eso, mientras no calienta el sol, porque cuando tu piel empieza a calentarse, las moscas aparecen en bandadas, no se de donde y de golpe se acaba la espiritualidad, el recogimiento y todo el romanticismo ecológico que tenías un segundo antes. Con lo que, recoges los bártulos y pies en polvorosa, hacia el albergue a desayunar.
Tengo pendiente volver a repetirlo una semana mas. Lo necesito para mi espíritu. Las moscas no!!!! Pero todo tiene el yin y el yang y así a de ser........


Ingredientes:
Pimientos verdes picantes a trozos, sin las semillas
Pimientos rojos picantes a trozos, sin las semillas. La cantidad de los dos ya depende de lo que aguantéis el picante.  
2 dientes de ajo
un buen manojo de perejil
un buen manojo de cilantro
la corteza de 1/2 limón confitado
aceite de oliva Virgen Extra
sal
un chorrito de vinagre
un pellizco de jengibre
un pellizco de comino

Poner los ingredientes sólidos en la procesadora con un poco de aceite para ayudar a que se triture. Ojo, ha de quedar a trocitos diminutos, no una pasta. echar el resto de ingredientes e ir probando para que esté a vuestro gusto. Añadir el aceite necesario para que quede una salsa espesa y con cuerpo, pero que quede cubierto por este una vez en el tarro.
Guardarlo en la despensa durante un mes. En ese tiempo la salsa habrá adquirido su punto óptimo para tomarla, ya que los sabores se habrán entremezclado perfectamente.



NUESTRO MENU NAVIDEÑO

lunes, 16 de diciembre de 2013




En casa somos muy tradicionales y siempre se hace el mismo menú día 26, día de San Esteban, que es cuando nos reunimos en casa con la familia de mi marido.
Pero es que todos esperan ese menú y si no lo hago ya me dicen ..."no has hecho....?" 
Incluso en los postres. Turrones, "neulas" y la gelatina de naranja natural, que ayuda a bajar la comida y acometer con los turrones.
El día de Navidad, como estamos solos con mis hijos, siempre variamos, dependiendo de lo que a ellos les haga ilusión.
Hoy os pondré nuestra comida en fotos con un link a cada receta.

                                                      CONSOME AL JEREZ CON FLAN DE CALDO link aquí

                                                                     FLAN DE CALDO link aquí

                    ROLLITOS DE JAMÓN DULCE CON GELATINA DE CALDO NATURAL Y HUEVO HILADO link aquí

                                                                        HUEVO HILADO link aquí

                                                   ENSALADA DE PERDIZ ESCABECHADA link aquí

                                                                   TERRINA DE JABALÍ link aquí

                                    TERRINA DE POLLO CHAMPIÑONES Y NUECES link aquí

                                                 TERRINA DE CARNES Y PISTACHOS link aquí

                                                                                        FOIE MI-CUIT   link aquí

                                               POLLO DE CORRAL RELLENO ASADO link aquí

                                                           GELÉE DE NARANJA NATURAL link aquí 

SOPA DE LEGUMBRES, VERDURAS Y CARNES

jueves, 12 de diciembre de 2013



Estos días, en mi viaje a Marruecos, cuando el sol desaparecía y el fresco y la oscuridad de la noche daban paso al frío, lo que mas me apetecía era tomarme algo calentito para entonarme y que mejor que una buena sopa bien caliente.
Los productos son autóctonos de los dos lados del estrecho, ya que somos países mediterráneos,  la única diferencia  es  la ausencia del cerdo y la diversidad de especies, cosa que aquí no estamos demasiado acostumbrados. A mi personalmente me encantan, pero si tengo invitados, soy parca en su uso.
En Marruecos, hacen la harira y la chorba; dos sopas contundentes y con gran diversidad de productos, parecidas entre si, salvo pequeños matices, semejantes a nuestros potajes, aunque con sus diferencias.
Cuando regresé a casa, me encontré que aquí hacía mas frío que allí, con lo que rápidamente me puse manos a la obra para hacer una sopa, digamos que parecida a la de ellos, pero como soy muy anarquica, a mi manera, quizás se parezca mas de lo que yo misma pienso, pero la hice a ojo con lo que tenía por casa.



Ingredientes para 8 personas:

1/2 pollo con el cuello, quitándole la piel para evitar grasa, bien lavado
1 trozo de tuétano de ternera
2 costillas de ternera
2 tomates rallados
4 zanahorias, peladas cortadas a cubos
la parte verde de 3 puerros cortada a cubos
un puñado de arroz
un puñado de fideos 
250 gr de lentejas cocidas
250 gr de garbanzos cocidos
zumo de 1 limón
1 cucharada de colorante alimentario
sal y pimienta negra

Sofreír el tomate en una olla con un chorro de aceite de oliva. Cuando haya evaporado todo el líquido, echar todos los ingredientes, excepto los garbanzos. Cubrir de agua y dejar cocer de dos a tres horas a fuego lento, a partir de su ebullición.  Espumar las veces que haga falta hasta conseguir que quede libre de impurezas.
Añadir los garbanzos 1 hora antes de terminar la cocción.
Para servir, sacar las carnes y desmenuzar el pollo y la carne y echar esta carne en la sopa. Incorporar el zumo de limón. Le da un sabor especial a la sopa.
También es muy rico, echar un huevo medio batido y removerlo en el líquido, con la ayuda de un tenedor, para que haga hilos al cocerse. Esta operación la hago, cuando ya está hecha la sopa, pero aún no la he apartado del fuego.




LOAF CAKE DE ESPECIES

lunes, 9 de diciembre de 2013



 Vi esta receta en un vídeo de David de Jorge. Solo de verlo ya me entraron unas ganas locas de hacerlo y ahora que se acercan las fiestas navideñas, los postres con las clásicas mezclas de especies, son muy adecuadas.
Éste, en particular es muy rápido de hacer si se tiene un robot de cocina.  Se pierde mas tiempo en la preparación de los ingredientes, que en su realización.

Ingredientes para un molde de 1,500 gr de capacidad:
8 huevos
300 gr miel
1 rama de vainilla, abierta por la mitad a lo largo y sacadas las semillas con la ayuda de un cuchillo
un pellizco de sal
2 gr canela en polvo
2 gr clavo molido
1 gr pimienta blanca molida
2 gr comino molido
2 gr cúrcuma molida
2 gr anís estrellado molido
ralladura de 3 limones
ralladura de 3 naranjas
180 gr harina de centeno tamizada
20 gr cacao en polvo
1 cucharadita café levadura química
300 gr mantequilla derretida y a temperatura ambiente



Precalentar el horno a 180 °  Mantecar y encamisar el molde con papel de horno.

Trabajar a velocidad alta en la máquina, los huevos, la vainilla, sal  y miel, hasta que quede como una crema sabayón. Ha de quedar una crema esponjosa y espesa.
Tamizar harina con cacao y levadura. Reservar.
Añadir las especies, las ralladuras de los cítricos y la mezcla de secos que tenemos reservada. Cuando esta mezcla este bien integrada, añadir la mantequilla al hilo fino.
Rellenar el molde con la mezcla. Dar unos golpes secos sobre la encimera para que se alise la mezcla. 
Hornear durante 25 a 30 minutos. Probar pasado el tiempo con un palillo, pinchando el centro del cake. Si sale seco, ya está hecho.
No desmoldar hasta que esté frío.
Mejora de sabor con los días. Es perfecto para acompañar un té o un café.




MASA QUEBRADA

miércoles, 27 de noviembre de 2013



Para escribir esta receta, después de la de la masa brisa, aún no estoy segura de nada. He mirado mil recetas, libros, blogs y todos dicen cosas distintas, con lo que tengo que ser sincera y deciros que no me he aclarado. Lo único que si puedo decir y tengo claro, es que  la diferencia con la masa a foncer o pasta brisa es el huevo. Pero básicamente sirven para lo mismo. Se pueden usar tanto para dulce como para salado. Si es para salado, no añadirle azúcar, pero si es para dulce, el pellizco de sal, incorporarlo igualmente.
Lo importante de estas masas es trabajar rápido y no manosearlas demasiado, ya que son masas arenosas, gracias a la mantequilla y la harina y si se trabajan demasiado, con el calor de las manos, vamos fundiendo la mantequilla, cosa que no interesa en absoluto.
Esta receta es de Thermomix y me da muy buenos resultados. Se puede trabajar indistintamente, en la máquina o a mano. 

Para una masa de 275 gr :
175 gr harina de uso común
65 gr de mantequilla fría cortada a cubos
35 gr agua fría
un pellizco de sal
1/2 cucharadita de café de levadura química
1/2 cucharadita de azúcar (para masa dulce)

Con la Thermomix:
Verter en el vaso en el orden indicado en los ingredientes y programar 15'' a velocidad 6.
Hacer una bola con la masa y envolverla con film. Guardar en el frigorífico 15 minutos y ya se puede estirar y usar.
Estirar con el rodillo sobre una superficie enharinada. Colocar sobre el molde con la ayuda del rodillo, enrollando la masa en el y desenrollando sobre el molde. Acoplar bien dentro del molde y presionar el rodillo sobre el borde del molde para cortar la masa sobrante. Mojar con agua el borde del molde para sellar.
Reposar en la nevera 15 minutos. 
Pintar la superficie con huevo batido y pinchar toda la superficie con un tenedor, para que al cocerse no se hinche.
Hornear según las instrucciones de la receta.
Hecha a mano:
Colocar todos los ingredientes en un bol y con una cornalina o las manos, trabajar los ingredientes hasta conseguir una masa arenosa.
Pasarla a la superficie y con las manos hacer una bola, manoseandola lo menos posible.
Seguir con el proceso como se indica arriba.

imprimir la receta





Me encantan los tomatitos cherry, además de ser un producto que da mucho juego. Pero los redondos los encuentro muy ácidos, por lo que siempre compro los de forma de pera ya que son mas dulces.
En esta tarta salada, mezclo dos productos que creo que ligan mucho; la mostaza que le da un toque algo avinagrado y los tomatitos que le dan el sabor dulce.


Ingredientes:
Tomatitos cherry pera
3 huevos
1 vaso de nata
100 gr queso gruyere rallado
2 o 3 cucharadas soperas de mostaza en grano o mostaza a la antigua
1/2 vaso de leche
sal, pimienta negra
1 cucharadita de postre de orégano


Precalentar el horno a 180°
En un bol batir como para tortilla los huevos, la nata y la leche. Añadir la mostaza, el queso, el orégano, los tomatitos bien limpios y secos, pelados o sin pelar (a vuestro gusto). Salpimentar.
Colocar los tomatitos en la base del molde previamente mantecado y echar la crema por encima. Cocer en el horno 40 minutos. Pinchar con un palillo, si sale seco ya esta hecho.
Es deliciosa, tibia y acompañada con una ensalada.







BIZCOCHO ETÉREO DE CLARAS

jueves, 21 de noviembre de 2013



Este bizcocho lo vi en el blog de Mila y en Nami-Nami. Es delicioso, esponjoso, suave. Queréis mas? Os lo vais a comer en un visto y no visto.
Es el bizcocho perfecto para un delicioso desayuno y os aseguro que no vais a dejar ni las migas. Además al no llevar yemas, queda.....etereo.!!!




Ellas lo han hecho en un molde de Bundt. Yo lo he hecho en un molde desmontable de 24 cm de diámetro.
Ingredientes:
6 claras de huevo grandes. Yo, para no desaprovechar las yemas, que luego se quedan olvidadas en la nevera, lo hice con claras pasteurizadas, pero puse 7.
un pellizco de sal
250 gr azúcar
160 gr harina
1 cucharada colmada (1Tbsp) de harina fina de maiz- Maicena
1 cucharadita café (1 Tsp) de levadura química Total
2 cucharaditas de café (2 Tsp) de pasta de vainilla o extracto
100 gr mantequilla derretida y a temperatura ambiente.



Precalentar el horno a 170°. Mantecar el molde.
En la máquina y a velocidad alta montar las claras con la sal hasta que formen picos duros, en ese punto añadir despacio dos cucharadas colmadas de azúcar y cuando lo haya absorbido, incorporar la vainilla.
Cernir el resto del azúcar, la harina, la Maicena y el Royal.
Para la máquina, sacar el bol y echarle poco a poco la mezcla de secos. Ir mezclando con una espátula de madera o silicona, muy cuidadosamente, con movimientos envolventes y sin entretenernos demasiado, ya que si no se hace bien, se perderá el aire que lleva la masa y no subirá lo necesario en la cocción.
Una vez esté bien integrado los ingredientes, incorporar la mantequilla y mezclarla como lo anterior.
Pasar el molde al horno y cocer de 30  a 40 minutos, dependiendo del horno. A partir de los 30 minutos podemos abrir el horno con cuidado y pinchar el pastel, si el pincho sale seco, el pastel está hecho.
Dejar enfriar de 5 a 10 minutos en el molde y después desmoldar sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.

imprimir la receta






TOMATES ASADOS Y VARIACIONES HECHAS CON ELLOS

miércoles, 20 de noviembre de 2013




Esta receta la vi en el blog de Miriam "El invitado de invierno" y aparte de gustarme la manera de hacerlos, pensé que podría dar juego para varias cosas. A lo mejor a vosotros se os ocurren mas.
En principio son unos tomates asados al horno con cebolla y ajos, lo que le da un cierto sabor ahumado.
Con ello se hace una salsa de tomate que bien ligada con aceite sabe a gloria.
Pero con los tomates y la cebolla, tal como salen del horno también nos puede servir como acompañamiento para un plato de carne, ave o pescado.
Y sobre una tostada, bien trinchado y aliñado...y si además le poneis una anchoa por encima....
Como veis en la foto, lo serví con albahaca troceada y acompañado con otra tostada cubierta con guacamole.



3 Km tomates maduros
2 cebollas
unos granos de ajo, la cantidad, va al gusto
2 o 3 cayenas (facultativo)
sal, pimienta negra machacada
aceite de oliva virgen

Envolver las cebollas en papel de plata e introducirlas en el horno a 200°. Es importante que tengan mas rato de cocción que los tomates.
Mientras, lavar bien los tomates y secarlos. Mojarnos las manos con aceite, embadurnar bien los tomates y colocarlos en una bandeja de horno. Añadir los granos de ajo y las cayenas.
Pasar la bandeja de los tomates al horno y asar hasta que estén blandos y las cebollas tiernas.


Para servir de acompañamiento:
Pelar los tomates, no cuesta nada ya que al estar bien cocidos, la piel sale sola. Servirlos con la cebolla a gajos, los ajos, sal, pimienta y aliñado con un buen chorro de aceite.


Para servir como salsa:
Pelar tomates, cebollas y ajos. Pasarlos por la trituradora, mas o menos tiempo según os guste, mas grosero o mas fino. Rectificar de sal y añadir aceite. Si lo trituráis con el aceite, ligará de maravilla.


Para servir sobre una tostada como un entrante:
Bien sencillo. Trocear el tomate, un poco de cebolla, salpimentarlo y colocarlo sobre las tostadas. Trocear por encima albahaca y regar con un buen chorretón de aceite.







Madre mía!, yo que no me tengo por chocolatera........no se que me pasa últimamente, pero hay cosas que van cambiando y mi pasión por el chocolate va aumentando.......
Este pastel, realmente, le va el nombre que ni pintado y es que es un auténtico pecado. Lo hice un día que venían mis cuñados a comer. Uno de ellos repitió......cuatro veces!! El resto repetimos todos! y eso que la comida fue copiosa. 
Procuro hacer los pasteles para ocasiones especiales, siempre que vienen invitados o cuando vamos a comer a casa de amigos. Y cada vez hay un trozo cortado y vuelto a colocar. La foto es la foto!!. Suerte que nadie se enfada, pero invariablemente aviso antes de como va a llegar el pastel. 
Supongo que este paso, es obligado entre todos los que nos dedicamos a esta pasión.
El bizcocho es un Devil's Food Cake. Le he hecho un relleno de trufa y una cobertura de chocolate. Chocolate de principio a fin.




Ingredientes para dos moldes de 20 cm de diámetro: Es para 10 o 12 personas, pero en casa desapareció entre 8.......  con colesterol y demás.....ya os lo he dicho: PURO PECADO!!

Es mejor hacer los bizcochos el día antes, así reposados, la miga se asienta.
También se pueden hacer varios días antes y congelarlos, con sacarlos el día anterior y dejarlos descongelar en el frigorífico es suficiente.
El ganache es mejor hacerlo el día antes, ya que necesita reposar como mínimo una noche.

Bizcocho:
50 gr cacao puro
100 gr azúcar mascabado
250 ml agua hirviendo
125 gr mantequilla a temperatura ambiente y cortada a cubos
150 gr azúcar glas
225 gr harina de uso común
1/2 cucharadita de café de levadura química Royal
1/2 cucharadita de café de bicarbonato
2 cucharaditas de café de extracto de vainilla
2 huevos grandes
Ganache de chocolate o trufa:
125 gr nata líquida con un 35% materia grasa
125 gr chocolate negro de muy buena calidad a trocitos
Cobertura de chocolate:
150 gr chocolate negro de buena calidad
60 gr mantequilla

Bizcocho:
Precalentar el horno a 180°  Mantecar y poner un papel de hornear en la base de los moldes
Mezclar en un recipiente grande, el azúcar mascabado y el cacao. Echar el agua hirviendo y mezclar hasta que quede completamente unificado. Dejar a un lado.
Batir en la máquina la mantequilla y el azúcar glas hasta que quede cremosa y blanquecina a velocidad alta. Añadir la vainilla y los huevos, uno a uno, sin poner el siguiente hasta que el primero esté completamente integrado.
Tamizar harina, levadura y bicarbonato.
Bajar la velocidad y añadir intercalando y en tres adiciones, la mezcla de harina y el cacao con el agua y azúcar que teníamos reservado.
Repartir la crema entre los dos moldes y cocerlo en el horno unos 30 minutos, dependiendo de éste. Probar pinchando con un palillo , no antes de los 30 minutos, si sale seco ya está hecho.
Sacar del horno. Dejar reposar en el molde sobre una rejilla 5-10 minutos, desmoldar y dejar enfriar sobre ésta. Cuando ya esté frío, envolverlos en film y guardarlos en el frigorífico.
Ganache o trufa:
Trocear el chocolate y colocarlo en un bol.
Poner la nata en un cazo al fuego hasta que hierva y echarla sobre el chocolate, dejar que este se deshaga por la acción del calor y con unas varillas manuales remover hasta que quede todo bien unificado. Dejar atemperar y pasarlo al frigorífico hasta el día siguiente.

Al día siguiente, cortar el copete de los dos pasteles para que queden iguales.
Triturar el copete para que quede como un pan rallado y reservar.
Batir el ganache en la maquina hasta que quede una crema esponjosa.
Colocar sobre un disco o cartón para tartas, un poco de ganache para que el bizcocho quede pegado. Colocar encima el primer bizcocho, sobre él distribuir la trufa o ganache. Quedara una capa gruesa, pero ya es esa la intención. Colocar encima el otro bizcocho. No hacer mucha presión para que no salga el ganache por los lados. Si esto pasara, con una espátula aplanarlo.
Cobertura:
Calentar al baño María, el chocolate con la mantequilla. Una vez esté bien deshecho y mezclado, sacar, dejar enfriar y cubrir los laterales del pastel. Pasarlo a la nevera unos 10 minutos para que coja cuerpo. 
Colocar las migas del pastel que teníamos reservadas sobre papel de plata bien alargado. Coger el pastel con las dos manos por la parte superior e inferior y hacerlo voltear sobre las migas para que estas se adhieran.
Echar el resto de la cobertura en la parte superior y espolvorear las migas restantes.
Y disfrutad de este pastel del diablo.......



HUEVOS ROTOS CON ALCACHOFAS Y JAMÓN

jueves, 14 de noviembre de 2013



Este verano pasé unos días en Benicasim, en casa de mi amiga Emilia. Que recuerdos me trajo volver allí, de nuestra época estudiantil, reencontrarme con su encantadora familia y recordar nuestras correrías con todos nuestros amigos. Estudiar ya lo hacíamos...... mejor o peor, pero pasarlo bien y divertirnos....también. Ojo, no penséis mal, que eramos muy, pero que muy buenas chicas!!! ........Que épocas y que recuerdos!!


Una de las noches, ella y su marido, nos llevaron a cenar a un restaurante en Benicasim, no recuerdo el nombre. 
Al ser de tapas, tomamos muchos platos, mi memoria es terrorífica y no recuerdo ninguno, excepto éste que os presento hoy, que no he podido olvidar de tanto que me gustó y ya allí pensé que un día lo pondría en el blog.
La verdad es que es una variación de los clásicos huevos rotos con patatas, pero no veáis que variación!



Ingredientes para 4 personas:
10 alcachofas
5 lonchas jamón ibérico cortado no muy fino
4 huevos
1 limón

Poner en un bol agua, el zumo de limón y el limón.
Sacar las hojas duras de las alcachofas y dejar solamente la parte tierna, el corazón. Si tuviese pelusilla, sacarla con la ayuda de una cuchara de postre. Laminar e ir echándolas en el bol de agua con limón, para que no se oxiden.
Poner una sartén al fuego con aceite de oliva y cuando esté bien caliente incorporar las alcachofas previamente escurridas y secadas con un paño. Dorarlas, sacar con una escurridera y depositarlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
Cortar las lonchas de jamón en trozos grandes y pasarlos a la sartén. Pero solo meter y sacar rápidamente para que no endurezcan. Pasarlo al papel de cocina, para escurrir el aceite.
Mezclar jamón y alcachofas, si hace falta espolvorear con un pellizco de sal y repartir en los platos.
Poner aceite en una sartén antiadherente y cuando esté bien caliente, colocar en el centro un aro de emplatar. Cascar un huevo en un bol pequeño y de allí depositarlo con cuidado dentro del aro. Dejar que se cueza la clara, pero manteniendo cruda la yema. Sacar con una espátula de silicona aro y huevo y asentarlo sobre un plato. Sacar el aro, si hace falta con la ayuda de un cuchillo y colocar el huevo sobre las alcachofas.
Espolvorear con sal de escamas sobre el huevo.
Allí te lo presentan así, luego te lo cortan con un cuchillo y lo mezclan todo.
No os podéis imaginar lo buenísimo que es.







Cuando puse la receta de Patatas rellenas de carne, prometí que un día cocinaría las manzanas rellenas, que mi abuela las hacía deliciosas. Tengo su receta y escrita por mi padre en un papel, que guardo con muchísimo cariño, ya que es una manera de tenerlo cerca cuando veo su escritura. 
La prima Nines, ya hace días que me pide la receta, pues ella no la tiene y las que le dan, no le recuerdan para nada a las de mi abuela. Le prometí que la haría. Va por ti, Nines!!
La receta que tengo es como se cocina en el Ampurdán, pero mi hermana que vive en Masnou, me ha dicho que por allí también las hacen, pero la manera de cocerlas es distinta, ya que realizan un sofrito de cebolla y tomate y las nuestras no.
Las manzanas usadas para esta receta son Verde Doncella, pero si no las encontráis  usad una variedad de carne fuerte y sabor dulce. Yo tuve que comprar Royal Gala, pues no encontré la otra variedad.


Ingredientes para 4 personas:

4 manzanas Verde Doncella
150 gr carne de cerdo picada
1 huevo
Piel de limón
1 o 2 galletas tipo María para el relleno y 2 mas para la salsa
Azúcar
un bastón de canela y canela en polvo
20 gr almendras en polvo 
sal y pimienta negra


Vaciar las manzanas por la parte del  tallo, con la ayuda de un descorazonador y después con una cuchara de postre, vaciar por la parte del corazón.
Preparar el relleno: mezclar bien la carne con el huevo, las galletas picadas, una cucharada de postre de ralladura de limón, un pellizco de canela molida, otro de azúcar, otro de sal y una punta de pimienta negra. 
Rellenar las manzanas con esta farsa bien apretada. Pasar por harina la parte de la carne para sellarla.
Poner una sartén al fuego con aceite de oliva. Cuando esté caliente dorar las manzanas con cuidado, ya que chisporrotea mucho y seguidamente colocarlas en una cazuela, donde quepan justas, con la parte del relleno arriba.
Incorporar un bastón de canela, la piel de un limón, 2 cucharadas soperas de azúcar por manzana y medio cubrir de agua. Tapar la cazuela y ponerlo a fuego fuerte hasta que arranque el hervor. Bajar el fuego y controlar la cocción de las manzanas, ya que según la variedad tardaran mas o menos tiempo en estar cocidas, pero menos de una hora no. Cuando estén tiernas, sacarlas y añadir a la cazuela una picada de almendras y galletas. Subir el fuego y dejar reducir hasta la consistencia de una salsa espesita y acaramelada.




Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger