COMO CONSEGUIR REHACER UNA MAHONESA CORTADA

miércoles, 30 de mayo de 2012


Hoy no os voy a poner ninguna receta, si no a daros una solución, para quien no sabe como rehacer una mahonesa cortada. 
Desde luego, no os voy a explicar como se hace esta salsa, pues todo el mundo la sabe hacer, con mas o menos gracia o suerte, según se mire. 
Yo soy de las que no tienen ni gracia ni suerte, pues no hay manera; siempre se me corta y ya he desistido de hacerla. Ahora quien la hace es mi marido, que para estos menesteres es mas apañado que yo.
El otro día, a pesar de que siempre le sale bien, se le cortó y un amigo nuestro nos dio la solución: poner un huevo entero crudo y seguir batiendo. Milagro!! la mahonesa solucionada.
Y digo "mahonesa" y no "mayonesa", aunque según la Real Academia Española, las dos palabras son correctas. Para  reivindicar la procedencia de esta excelente salsa, que procede de Mahon, Menorca. Aunque los franceses se la adjudiquen como propia. 
Según ellos, esta salsa se la inventó el cocinero del duque de Richelieu, Louis François Armand du Plessis, para conmemorar la invasión y victoria sobre los ingleses en 1756, en Menorca. 
He encontrado un relato muy curioso, de como conocieron esta salsa y se la apropiaron, dándole el giro al quitar el ajo y hacerla suya. 
El texto es del historiador Lorenzo La Fuente:
El duque de Richelieu, preocupado con el plan de ataque general, vagaba cierta noche por las calles de Mahón, sin acordarse de tomar alimento y apremiándole el hambre, entróse muy tarde en una fonda para pedir de comer. Al decirle el fondista que ya no quedaba nada, le rogó lo mirara bien y registrando aquél la cocina, halló unas piltrafas de carne, de ingrato aspecto, diciéndole:
-Señor, es lo único que hay y no es decente para vuestra Excelencia.
-Arréglalo como puedas, que en tiempo de hambre no hay pan duro.
Hízolo así el fondista y se lo presentó con una salsa que fue tan grata al duque, que hubo de preguntar que salsa era aquella tan sabrosa.
-Señor, es simplemente una salsa de huevo.
-Pues dígame como se hace que lo voy a  apuntar.
Así lo hizo y le dijo al fondista que en lo sucesivo le llamaría salsa a la mahonesa. Con ese nombre la dió a conocer cuando regresó a Francia.
Con lo que se demuestra,  es que esta salsa ya existía con el nombre de "all-i oli" (que se hacía con ajo), la receta mas parecida y antigua que se conoce escrita, data del siglo XIV en un libro sobre gastronomía titulado "Llibre de Sant Soví" de autor desconocido y escrito en catalán. 
Aunque para ser sincera, a lo mejor si no hubiese sido por el Duque de Richelieu, esta salsa no hubiese tenido la fama que tiene hoy.

ENSALADA DE PATATA, SALMÓN Y MANZANA

lunes, 28 de mayo de 2012


Estoy dale que te pego con las ensaladas, pero cuando viene el buen tiempo, viviría de ellas.
Ésta, podría parecer pesada por el salmón, que es graso y la patata, que llena mucho. Pero al llevar manzana y pepinillo la ensalada se convierte en una mezcla super agradable.


Ingredientes para 4 personas:
2 patatas grandes cocidas con piel. La patata queda mejor cocerla el día antes, ya que así al cortarla no se desmenuza. Cortarla a dados.
1 manzana Royal Gala o Pink Lady bien limpia, cortada a cuadrados sin pelar
70 gr salmón ahumado cortado a trocitos
5 pepinillos a rodajas gorditas ( la cantidad de pepinillos, dependerá de como os guste de ácido, pero os aconsejo de no escamotearlo, pues le da frescor a la ensalada)
Salsa: 2 cucharadas soperas de mayonesa x 1 de crema de leche

Mezclar los ingredientes y aliñarlo con la salsa. Guardar en la nevera hasta el momento de servirlo.

He encontrado en un libro pequeño y antiguo que se llama "El librito del amante de la manzana", unas recomendaciones para tratamientos de belleza "muy sugerentes"
  • En el siglo XVI, el pomatum (pulpa de manzana mezclada con romero) se vendía como crema de belleza.
  • En la Roma Antigua la pulpa de manzana se mezclaba con lanolina, la grasa de la lana de la oveja, para hacer crema de belleza.
  • Las viejas de antaño creían que una manzana podía curar una verruga. Se cortaba una manzana en dos mitades y las dos caras interiores se frotaban sobre la verruga. Luego se enterraba la manzana en el jardín y cuando los trozos se pudrían, la verruga desaparecía.....
  • Para quitarse las manchas de los dedos después de preparar manzanas, se frotan con la cara interior de la piel, antes de lavarse las manos.



En esta ensalada, seguimos con la manzana. Pero esta vez la maceramos con agua de rosas, con lo cual el conjunto tiene un gusto muy particular y con un cierto aire marroquí. Ensalada de manzana al aroma de agua de rosas

Ingredientes para 4 personas:

  1. 2 Manzanas Royal Gala o Pink Lady - interesa que la manzana sea dulce, fuerte y roja
  2. 1 cucharada sopera de agua de rosas (la podéis encontrar en cualquier tienda marroquí)
  3. un puñado de nueces a trocitos
  4. 20 gr pasas de Corinto previamente remojadas para que se hidraten
  5. 1 bolsa de brotes tiernos variados 
  6. 100 gr queso fresco a tacos
  7. Vinagreta: Yogur griego, aceite oliva suave, vinagre de vino, sal, pimienta y mostaza en grano; emulsionada
Limpiar y cortar a cuadrados sin pelar las manzanas. Dejarlas en maceración con el agua de rosas durante 1 hora, removiendo de tanto en tanto para que todo quede bien empapado.
Mezclar todos los ingredientes y remover con la vinagreta.



En Marruecos, Kelaa M´Gouna, es un pueblo, regado por el río Dades, en el valle del mismo nombre, por donde se pasa cuando bajamos hacia Erfoud. Se le llama el valle de las rosas, es uno de los últimos oasis antes de llegar al sur, donde las arenas del Sahara lo devoran todo.  En Mayo, allí es la primavera, todo está lleno de flores de rosal, de la variedad "Damascena", una de las variedades de rosas mas perfumadas, con la que hacen múltiples productos derivados de los pétalos de  rosa. La recogen las mujeres y los pétalos han de ser cosechados cuando están muy al principio de su floración, para que no pierdan el aroma.



Hay una leyenda marroquí que dice: "El calor apretaba con la furia del desierto. De rodillas, envuelto en pesadas telas y sin agua para beber, el profeta Mohammed cumplía su prometida jornada de oración. Fruto del sacrificio, una lágrima recorrió la mejilla del religioso hasta caer en el seno de una flor que la acogió entre sus pétalos". Desde entonces, la sagrada gota bendice a la rosa del desierto con la "divina" esencia que la distingue entre sus pares.


Estos pétalos no son "Damascena", son los que encontré y de uno de mis rosales


ENSALADA DE GARBANZOS

miércoles, 23 de mayo de 2012


Una sencilla, fácil y deliciosa Ensalada de garbanzos, que agradece estar hecha con antelación para que el aderezo penetre en los garbanzos y con esto conseguimos que el aliño ácido inhibe el crecimiento de bacterias, ya que las legumbres cocinadas no pueden guardarse mas de 4 horas a temperatura ambiente. Para que no se estropee es mejor refrigerarla, cosa que ademas refresca la ensalada.
Esta, es la ensalada preferida de mi marido y cuando viene gente a casa y la hago, desaparece en un momento.
Perdonad, pero poner la cantidad de los ingredientes es un gran problema para mi, pues todo lo hago a ojo y según el color, voy poniendo mas de eso o de aquello. 
Os aconsejo que hagáis lo mismo que yo, es mas divertido y siempre son distintas. 
Con lo único que voy a rajatabla con las medidas es con los pasteles, pero con todo lo demás voy a ojo total.
Desde que escribo las recetas en el blog, tengo que acordarme de pesar los ingrediente que voy poniendo cada vez. Si vieseis mis libretas.... solo pongo los ingredientes, sin la cantidad y nada mas. 
Por eso, de antemano pido perdón, si alguna vez pongo algo que en este sentido no sea muy correcto.
Me acuerdo, al principio de casada, que todo tenía que estar con las medidas exactas, si no me perdía. Pero poco a poco, con la práctica empece a improvisar y de allí al ojo fue todo uno. Creo que este proceso le pasa a todo el mundo, pues cuando hablo con mis amigas y nos pasamos recetas, vamos todas por ese camino.

Ingredientes para 4 personas:

  1. 200 gr garbanzos cocidos
  2. 1 cebolla grande cortada a cuadrados
  3. 2 cucharadas de alcaparras (la cantidad es según si os gusta mas o menos avinagrado)
  4. 2 huevos duros: 1/2 para decorar y el resto a cuadrados
  5. Vinagreta: Aceite de oliva suave, vinagre de vino, sal y pimienta; emulsionado
Mezclar todos los ingredientes, aliñarlo con la vinagreta emulsionada y presentarlo con el 1/2 huevo duro que teníamos reservado rallado por encima.


Sâlât.e màst
Esta es una ensalada super refrescante, buenísima y muy agradable al paladar.
Un antiguo dicho persa afirma:
"Para preparar una buena ensalada, son necesarias cuatro personas. Una generosa, para echar el aceite de oliva. Una tacaña, para añadir el vinagre; otra sabia, para agregar sal y pimienta en su justa medida y finalmente, una loca para mezclar todos los ingredientes"

Ingredientes para 4 personas:
4 cucharadas de yogur griego
2 patatas grandes cocidas con piel, el día anterior
1 pepino
2 pepinillos
el zumo de 1/2 limón
Aceite de oliva 
sal, pimienta recién molida de colores
Un puñado de hojas frescas de menta
Un poco de hojas de hinojo

Cortar y pelar las patatas en lonchas finas y aliñarlas con la sal, la pimienta, el zumo de limón y luego añadir el aceite y mezclarlo bien, de esta manera absorben mejor el zumo del aliño.
La cantidad de limón ha de ser un tercio de la medida de aceite, a menos que os gusten los sabores ácidos.
Pelar el pepino y rallarlo con un rallador de agujeros grandes, sobre las patatas.
Cortar el pepinillo a cuadraditos, añadir el yogur, las puntas de hinojo y la menta cortada a trocitos.
Mezclar bien y servir fresco. 


Fuente: "Al gusto Persa" de Nazanin Amirian



Aún recuerdo los veranos en Port de la Selva. Hace ya algunos, no, muchos años, cuando un muy buen amigo nuestro y gran aficionado a coger mejillones, mientras los demás nos bañábamos, ganduleábamos, tomábamos el sol en las barcas y los niños con sus burbujitas nadaban y jugaban en el mar aprendiendo a nadar, el disfrutaba recogiendo mejillones de las rocas.  Luego los cocíamos en una olla en la misma barca o en la playa y nos los comíamos directamente de la olla como aperitivo. Siempre poníamos un papel de periódico para poner los caparazones vacíos. Por esto he puesto el papel de periódico en la foto. 
Hoy, es una pena, pero casi no los hay. El sigue buscándolos; es su deporte, pero dice que algunos años son muy pequeños y otros sencillamente no encuentra casi ninguno. 

Ingredientes:
1 a 1,500 Kg mejillones de roca
2 puerros grandes
500 gr zanahorias
1/2 Lt crema de leche
1/2 Lt vino blanco
150 gr mantequilla
sal y pimienta negra recién molida




Cortar los puerros a rodajas finas y ponerlos en una sartén junto con el vino blanco y un pellizco de sal. Una vez arranque el hervor echar la mantequilla a trozos y dejar cocer hasta que se reduzca el líquido.
Mientras tanto, pelar y cortar las zanahorias a palitos pequeños. Ponerlos a cocer en un cazo con agua con un poco de sal hasta que queden al dente. Escurrir, pasarlos por agua fría para cortar la cocción y reservar.
Limpiar los mejillones con agua fría y sacar las barbas. 
Colocarlos en una olla, taparla y ponerlos al fuego a cocer hasta que se abran. 
No se ha de poner agua, pues ellos ya sueltan líquido. Sacar del fuego, desechar los que queden cerrados y reservarlos.
En la sartén de los puerros, cuando ya se haya reducido el líquido, incorporar la crema de leche, la zanahoria, un pellizco de pimienta y rectificar de sal. Cocer hasta que espese un poco. Echarla en la olla de los mejillones y mezclarla con el jugo de éstos. 
Servirlos enseguida para comerlos calientes. Son una delicia, os lo prometo.
Como que me ha sobrado salsa, he hecho unos espaguetis con esta salsa como "sugo". Han salido riquísimos.




Fuente: "las aventuras culinarias de Sarah Weinner" Restaurante Bouchonneau Jean-Marc. Saint Cast le Guildo - Bretaña francesa    




CLAFOUTIS DE TOMATE Y QUESO FETA

jueves, 17 de mayo de 2012



El clafoutis solo lo conocía hecho con fruta, hasta que encontré esta receta y me gustó muchísimo. 
El original es con tomates cherry, pero los encuentro muy ácidos y me gustan mas los cherry en forma de pera, ya que éstos son muy dulces. Os los recomiendo, son deliciosos. Pero como no los encontré, lo hice con tomates de pimiento "tomaquet pebrot".
El problema de esta receta, es que tanto la cebolla como el tomate sueltan mucho líquido y hasta que éste no se ha evaporado, no podemos sacarlo del horno, con lo que el proceso de cocción tarda mucho rato. Por eso es importante poner tomates que contengan mucha carne y poco jugo y los de pimiento que encuentro en la frutería son perfectos, ya que son muy carnosos, gustosos y además la piel es muy fina.


Tomatitos cherry pera a la izquierda y tomates pimiento a la derecha
Ingredientes para 6 personas:
200 gr queso feta
500 gr tomates cherry pera o 3 tomates de pimiento
2 cebollas
4 huevos
150 ml nata liquida 
250 ml leche entera
2 cucharadas rasas de harina de maíz
tomillo, sal y pimienta negra

Mezclar la harina de maíz con un poco de leche y cuando esté bien mezclado, colarlo por un colador de malla fina para que no vayan grumos, añadirlo a  los huevos batidos, la nata, el resto de la leche, sal, pimienta y 1 cucharada de postres llena de hojitas de tomillo fresco.
En una cazuela resistente al horno colocar los tomates; si son cherry, partidos por la mitad y si son de pimiento, colocarlos a rodajas. Sobre ellos desmigajar el queso y echar por encima la cebolla a lunas. Si os sobran tomates los podéis colocar por encima. Cubrir con la crema que hemos preparado antes.
Pasar al horno caliente a 180º y cocer por espacio de 1hora y 30 minutos a 2 horas. Como he explicado antes, dependerá del jugo que suelten las verduras. Si vemos que se tuesta demasiado la superficie, taparlo con papel de plata.
A mi personalmente, este plato me gusta servirlo tibio, pero eso ya depende de los gustos de cada cual.



Al final hice dos clafoutis. El 1º día, con los tomates pimiento y al día siguiente al ir al super, encontré los tomatitos cherry pera y no pude resistirme a volver a hacer el clafoutis con estos tomates. Total que en casa ya me han mandado a paseo de tanto clafoutis. Creo que lo han aborrecido, a él y a mi por pesada....


ENSALADA DE PATATA

martes, 15 de mayo de 2012

Me encantan las ensaladas de patata. Son tan versátiles! Y ahora que ya empiezan los calores este tipo de platos, apetecen mucho.
Cualquier cosa que tengáis en casa y en la nevera les va bien. Mezcladas con dulce también lo agradecen y con un aliño de vinagreta ya tenemos un primer plato rápido y muy nutritivo.


Patatas

  1. Judías tierna bobby
  2. Manzana
  3. Queso mozzarella
  4. Atún
  5. Tomates secos
  6. Nueces
  7. Yogur natural o griego
  8. Aceite, vinagre, sal, pimienta
  9. Mostaza en grano

Hervir las patatas con piel y un gran puñado de sal la víspera. Una vez cocidas, sacarlas del agua y dejar reposar hasta el día siguiente sin pelar. Esto facilita el corte pues queda la carne mas prieta.
Hervir las judías al dente. Escurrirlas en agua fría y mezclar con las patatas a tacos, las manzanas bien limpias y con piel a palitos, la mozzarella desmenuzada, los tomates a trozos, el atún desmigajado y las nueces troceadas.
Hacer una vinagreta con aceite de oliva, vinagre de vino tinto, mostaza en grano, sal y pimienta. Una vez batido y emulsionado mezclar con el yogur.
Aliñar la ensalada con esta salsa.

CHARLOTTE MALAKOFF

sábado, 12 de mayo de 2012

Una Charlotte es un pastel recubierto por melindros en su exterior y con un interior que puede ser muy variado: Cremas de vainilla o Chantilly, mousses y entre medio frutas. Todo a pisos y con algo de licor de frutas y zumos con lo que se emborrachan los melindros.
Pero en su origen, se recubría con bizcochos o galletas y se rellenaba con mermelada de frutas perfumadas con limón y canela. Se calentaba en el horno y se servía templada.
También he leído que la original y clásica es de manzanas, tengo que buscar si encuentro una receta de ésta.



La Charlotte  la inventó  a principios del siglo  XIX  Marie-Antonin Carême  en París y la bautizó como "Charlotte a la russe".

Ingredientes para la Charlote Malakoff para 10 personas:

Para el exterior y las capas interiores:
400 gr melindros
zumo de 3 naranjas
1 copita de Cointreau o Grand Marnier
500 gr fresones
Para decorar:
6 0 8 fresones bien bonitos y regordetes
nata para montar muy fría
mermelada de melocotón
Crema de almendras:
170 gr mantequilla bien blanda
200 gr almendras molidas
125 gr azúcar fino
75 ml Cointreau
1 cucharadita de café de esencia de almendras
250 gr nata para montar muy fría


Mantecar un molde desmontable de 22 cm de diámetro.
Limpiar los fresones y partirlos por la mitad a lo largo y reservar.
Cortar por un extremo los melindros que vayan alrededor del molde, para que queden todos igual de largos. Guardar las puntas.
Mezclar en un bol o plato hondo el zumo y el licor. Emborrachar los melindros por la parte inferior y colocarlos en los lados del molde, con la parte inferior hacia adentro del molde. Con los restos que hemos guardado y mas melindros, siempre previamente emborrachados, cubrir el fondo sin dejar ningún agujero.
Preparar la crema de mantequilla:
Montar la nata y reservar.
Batir con la maquina hasta blanquear, la mantequilla con el azúcar fino, añadir el licor y la esencia, las almendras y seguir batiendo hasta conseguir una masa homogénea. Parar la maquina, añadir la nata y mezclar con  una espátula de madera o silicona, con cuidado y con movimientos envolventes hasta que esté bien integrada.
Sobre los melindros que tenemos en la base del molde, colocar una capa de crema de almendras. Sobre ella acostar los fresones con la parte cortada hacia abajo. Volver a cubrir con melindros emborrachados, crema , fresones y así hasta llegar arriba y terminar con melindros. Yo he puesto 3 capas.
Colocar encima del circulo de melindros uno de papel de plata y sobre él poner un plato con un peso encima. Guardar en la nevera de un día para otro.
Antes de servir montar la nata que tenemos para decorar. Sacar el peso, el plato y el papel de plata y cubrir la superficie con la nata y colocar los fresones bien limpios con la base cortada y pintados con la mermelada: Poner un poco de mermelada en un cazo y calentarla. Colarla por un colador de malla fina y con el líquido espeso que suelte pintar los fresones.




  

PATATAS ASADAS DE GUARNICIÓN

jueves, 10 de mayo de 2012

Estas patatas son el acompañamiento perfecto para cualquier tipo de carne.
Quedan doradas y tostadas por fuera y blanditas por dentro, con aroma de campo gracias al tomillo. Una verdadera delicia.
Las hago normalmente el día que hago un asado en el horno y así aprovecho el horno para las dos cosas. Se ha de mirar el ahorro.


Ingredientes:
Patatas para asar
Aceite de oliva suave
sal, pimienta negra
tomillo

Precalentar el horno a 200º
Colocar una olla al fuego con agua y sal y mientras esperamos que hierva preparamos las patatas.
Pelar y cortarlas a trozos iguales, ya sean cuartos o mitades, dependiendo del tamaño.
Echarlas a la olla, esperar que arranque el hervor, bajar el fuego y cocer por espacio de 5 minutos.
Escurrirlas y pasarles un tenedor por toda la superficie para rallarlas.
Colocarlas en una bandeja de horno lo suficiente espaciosa para que quepan en una capa. Echar un chorro generoso de aceite, espolvorear con sal, pimienta y hojitas de tomillo fresco.
Remover con las manos para que queden bien impregnadas de todos los ingredientes y pasar al horno a cocer durante unos 40 minutos.
Cuando estén doradas por un lado, removerlas para que adquieran color por todos sus lados.


KEDGEREE

martes, 8 de mayo de 2012


De toda la larga época que los británicos pasaron en la India, poca cosa se llevaron de allí; pero lo que les fascinó y adquirieron ya como suyo fue la cocina hindú.
La cocina angloindia adquirió su máximo esplendor cuando logró alcanzar un equilibrio cultural; de allí salieron preparados como la salsa Worcesterhire, los chutneys, currys y platos como este que hoy os presento.
Éste es el legado del Raj, termino con el que se ha dado en llamar al mandato británico sobre la India en la época colonial. 
Los desayunos angloindios, eran comidas pausadas y sin prisas, sobre todo en los "mofussil" (zonas rurales), donde las mañanas eran largas y en las calles había poco movimiento. Las oficinas no abrían temprano, pues los oficinistas indios eran los que hacían las compras antes de ir a trabajar, ya que no estaba bien visto que las mujeres indias fueran al bazar. Debido a las altas temperaturas, el alimento fresco se debía comprar a diario.
El desayuno angloindio contenía chuletas, riñones, aves, estofados irlandeses, huevos revueltos, etc. A esta lista se añadía un buen numero de platos indios y de creaciones angloindias como tostadas de riñones al estilo de Madras (riñones empanados sobre tostadas untadas con pasta de curry), buñuelos de Madras (bocadillos de jamón y chutney triturados y fritos), o sobras de carne, picada y refrita con guindilla y jengibre.




Este abuso de carnes en el desayuno, no era otra cosa que la adaptación de una antigua costumbre inglesa, trasladada a un clima tropical, sin tener en cuenta si era saludable o no.
El habito de comer pescado para el desayuno era mas racional, ya que en los meses de mas calor, los peces que se pescaban por la mañana tenían que consumirse rápidamente.
Fue en esta circunstancia cuando surgió el plato mas famoso de la India británica: El Kedgeree.
Esta receta es una muestra de como un plato puede acabar en otro completamente distinto, ya que a excepción del arroz, esta mezcla de pescado, huevos y arroz no guarda ninguna relación con el original, ni siquiera en el nombre.
El "Khirchri" como se denominaba en indio, es una combinación de legumbres y arroz hervido con especies. Es posible que el origen se remonte a tiempos muy antiguos puesto que el termino "Khirchri" deriva del sánscrito "K´ysara".
Cuando los británicos llegaron a la India en el siglo XVII, adoptaron el "Khirchri" como plato en el desayuno en su forma original o sustituyendo las legumbres por pescado fresco desmenuzado. Con el tiempo dejaron de introducir especies y añadieron huevo duro, anglicanizaron el nombre y así nació el Kedgeree.
Durante el siglo XVIII la receta llegó a Gran Bretaña, donde se hizo muy popular.
Durante las épocas victorianas y eduardinas, el Kedgeree ocupaba un lugar permanente en la mesa del desayuno de las casas de campo inglesas, donde, en palabras de Bertie Wooster "tomábamos un verdadero desayuno (....) huevos fritos, huevos revueltos, tortitas de pescado y Kedgeree, unas veces con champiñones, otras con riñones..."
_ Sacado del libro "Los Sabores del Raj" de David Burton _

Creo que hoy día comer este plato, ya de por si completo y contundente sería impensable como desayuno. No se como les cabía tanta comida.
Éste es un plato único, al que creo que se ha de  acompañar por una sencilla ensalada, para ayudar a bajar el alto contenido en grasa que contiene.




El Kedgeree se realiza con pescado ahumado o salmón fresco. Lo he probado de las dos maneras y para mi gusto con salmón queda mas delicioso, pero eso ya depende del gusto de cada cual.
También le he querido hacer un guiño a sus orígenes y le he puesto especies. Y es que este plato se puede realizar de muy distintas maneras y añadirle o quitarle ingredientes. 

Ingredientes para 4 personas:
250 gr salmón fresco en filetes
200 gr salmón ahumado
1 cebolla grande cortada a cuadritos
2 huevos duros a a cuadritos
200 gr arroz Basmati
sal, pimienta negra, jengibre, curry y cardamomo
perejil y eneldo picado (bastante)
1 huevo
2 huevos duros
150 ml nata liquida
limón
vino blanco

Hervir el pescado en mitad agua, mitad vino blanco, una rodaja de limón, una hoja de laurel, sal y pimienta blanca. A partir de que arranque el hervor, cocerlo a fuego suave durante 5 minutos. Escurrir el salmón y reservar el líquido de cocción
Rehogar con aceite la cebolla en una cazuela, cuando esté dorada, echar el arroz y rehogarlo durante 5 minutos. Cubrir con el agua de cocción que teníamos reservada, espolvorear con un pellizco de curry,jengibre, cardamomo y de pimienta. Tapar la cazuela y cocer durante 10 minutos.
Batir el huevo como para tortilla, mezclarlo con la nata líquida y añadirlo al arroz y cocer hasta que espese y no quede jugo, con eso conseguimos que la mezcla quede mas cremosa. Rectificar de sal.
En una bandeja honda echar el arroz, el salmón hervido desmenuzado y el ahumado a trozos, añadir las hierbas y los huevos duros picados. Mezclarlo con las manos con cuidado. Rectificar de sal.
Acompañar con una tostada y un gran chorro de jugo de limón.
La parte del huevo mezclado con la nata líquida puede saltarse, con eso el Kedgeree quedaría mas seco. Pero como he dicho antes, con el huevo y la nata queda mucho mas cremoso.
Se puede poner cilantro, guisantes, champiñones, chile. Ya os he dicho que es un plato que admite múltiples variaciones.


Imprimir receta

Fuente: "Los sabores del Raj" David Burton 

Me encanta el After Eight, quería hacer un pastel con ese gusto y el resultado  que encontré mas parecido fue hacer un bizcocho de chocolate con una cobertura y relleno de crema de mantequilla a la menta.
Lo quise fotografiar en el jardín y era un día gris. Ahora llovía, ahora no y yo, con toda la parafernalia para afuera y para adentro. Cada vez, tenía que secar la mesa y volver a colocarlo todo. Me reía sola de mi misma, de las corridas y del montaje y desmontaje.


Ingredientes para el bizcocho de chocolate:
175 ml leche
100 gr cacao puro
270 gr harina
350 gr azúcar
1/2 sobre de levadura química en polvo
1 cucharadita de sal
100 gr mantequilla muy blanda
7 huevos
1 cucharada de café de esencia de vainilla (1,23 ml)

Almíbar:
100 ml
100 azúcar glas
1 copita de Cointreau

Ingredientes para la crema de mantequilla a la menta:
30 gr Harina de maíz (Maicena)
75 gr azúcar
300 ml leche
150 gr mantequilla a temperatura ambiente
1 cucharadita de café de esencia de menta
un poco de colorante verde en pasta


Confección del bizcocho de chocolate:
Precalentar el horno a 180º y mantecar un molde desmontable redondo de 24 cm de diámetro.
Mezclar el cacao con un poco de leche hasta que no queden grumos y juntarlo con el resto de la leche en un cazo. Arrimarlo al fuego hasta que arranque el hervor. Retirar y dejar enfriar.
Batir los huevos con la maquina hasta que espumeen, añadir el azúcar y trabajar hasta que quede una crema de un color blanquecino, echar la mantequilla y seguir trabajando hasta su completa integración.
Incorporar la leche cuando se haya enfriado.
Tamizar harina, levadura y sal y añadirlo a la mezcla anterior. Mezclar bien e introducirlo en el molde y pasarlo al horno a cocer por espacio de 30 a 45 minutos, dependiendo del horno. A los 30 minutos abrir un poco el horno e introducir en medio del bizcocho una aguja de pinchito, si sale seca, la cocción está acabada, si no dejarlo de 10 a 15 minutos mas.
Sacar del horno y colocarlo sobre la rejilla en el molde unos 10 minutos, pasado este tiempo, desmoldarlo sobre la rejilla y dejarlo enfriar.
Yo, el bizcocho lo hago de un día para otro, pues así es mas fácil de cortar los pisos. No se desmigaja. 
Incluso lo podéis hacer dos días antes y cuando este completamente frío, envolverlo completamente con film y guardarlo en la nevera.

Almíbar:
Poner a cocer todos los ingredientes por espacio de 5 minutos desde que empiece a burbujear y dejar enfriar.

Confección de la crema de mantequilla a la menta:
Remover bien con un batidor la Maicena con el azúcar y 4 cucharadas de leche fría.
Arrimar al fuego el resto de la leche hasta que rompa el hervor y echarlo poco a poco sobre la crema anterior sin parar de batir. Ponerlo a cocer justo hasta el momento en que notemos que empieza a espesar. En ese momento sacarlo del fuego y seguir batiendo hasta enfriarla.
Mientras, poner la mantequilla en la procesadora con el brazo de montar y batirla hasta que quede como una crema. Añadir la crema de leche cuando este fría, la esencia de menta y el colorante con la punta de un palillo.
Es mejor ser prudentes y poner un poco, trabajar, ver el resultado y si hace falta añadir otro poco hasta conseguir el color deseado 
Si no se va a usar enseguida es mejor guardarla en la nevera y cuando se quiera utilizar pasarla un momento por la procesadora hasta que coja la textura deseada.

Confección del pastel:
Partir el bizcocho en tres pisos. Para que luego quede colocado igual, poner en cada piso un palillo en la misma vertical. De esta manera luego es mas fácil hacerlos coincidir.
Colocar primero la parte de arriba con el sobre invertido. Embadurnarlo con almíbar y echar una porción de la crema de mantequilla a la menta y alisarla con una espátula.
Sobre ella colocar el piso del medio, procurando que coincida con el anterior, repetir la operación de almíbar y crema.
Colocar el último piso, de manera que la parte inferior del bizcocho quede arriba.Embadurnar de almíbar.
Colocar el pastel sobre la rejilla o sobre una placa giratoria y empezar por cubrir los laterales del bizcocho, una vez conseguido y alisado cubrir la parte superior.
Guardar en la nevera para que coja cuerpo.

Decorarlo con decoraciones de chocolate y hojas.
Para hacer hojas de chocolate, coger hojas de rosal bonitas con tallo largo para poderlas aguantar, lavarlas bien, secarlas y reservar.
Colocar una pastilla de chocolate de cobertura en un bol de cristal, pasarlo al microondas 30 segundos a máxima potencia, sacar, remover con una espátula de silicona y si no queda suficientemente deshecho, volver a poner unos segundos mas, hasta que al removerlo quede una crema de chocolate.
Coger la hoja por el tallo, pintaremos la parte del revés, que es donde los nervios son mas marcados. Con una cucharita ir pintando toda la hoja y luego colocarla sobre en un plato o bandeja, para que se vayan secando. Pasarlas a la nevera y cuando estén bien secas, sacar la hoja con cuidado. Reservarlas en la nevera.
Para las virutas, estirar el resto el chocolate sobre el mármol bien limpio y con una paleta alargada estirarlo bien. Dejar que se seque, al tocarlo con los dedos no ha de mancharnos. Con una rasqueta, puesta a 45º hacerla correr con energía sobre el chocolate. Conseguiremos unos rulos que a lo mejor se rompen, pero es igual, todo queda bonito y si no, es cuestión de practicar. Pasarlos a la bandeja de la nevera para enfriar y que cojan cuerpo, para después usarlos para decorar.  

Este es un entrante suave, que se puede acompañar con salsas diferentes. Con mayonesa, con una salsa blanca hecha con el jugo de los espárragos.
Las dos salsas son muy iguales de color a la mousse y todo queda demasiado suave. Quería contrastar color y sabor. El pimiento del piquillo le queda perfecto para conseguir los dos propósitos.




Ingredientes para 6 personas:
MOUSSE DE ESPÁRRAGOS
410 gr leche Ideal
4 huevos
200 gr puntas de espárragos escurridos
2 cucharadas queso mozzarella
sal, pimienta negra y un pellizco de nuez moscada
SALSA DE PIMIENTOS DEL PIQUILLO
1 lata de pimientos del piquillo de 170 gr peso escurrido
125 ml crema de leche a 33%
sal y pimienta negra

Mantecar un molde de cake de  1Lt y precalentar el horno a 200º
Mezclar y triturar todos los ingredientes. Probar y si hace falta rectificar de sal. Llenar el molde con la crema y colocarlo en una bandeja con agua en el horno para cocerlo al baño María durante 45 minutos.
Introducir un palillo para brocheta en el centro y si sale seco, es que ya está hecho. Sacarlo del horno y no desmoldarlo hasta que esté frío.
Para la salsa:
Triturar los pimientos, bien escurridos, añadir la crema de leche y cocer en un cazo pequeño hasta que adquiera la consistencia de una crema. Rectificar de sal y pimienta.
Servir la mousse acompañada con la salsa. 

TZATZIKI - ENSALADA DE YOGUR Y PEPINO

miércoles, 2 de mayo de 2012



El Tzatziki es una salsa o "mezze" típico de Grecia y Turquía.
Me encanta prepararlo como entrante o a veces para cenar o como aperitivo. Acompañado con pan o con "Doritos" de maíz. 
Una verdadera delicia, es super refrescante.

Para 1 yogur griego:
150 gr pepino
aceite
Zumo de limón
sal
puntas de eneldo
menta
ajo (opcional)


Pelar el pepino y rallarlo con un rallador de agujeros grandes.
Mezclarlo con el ajo picado, el yogur y aliñarlo con un chorrito de aceite, zumo de limón, sal y pimienta. Probarlo para que el sabor sea el adecuado para nuestro paladar.
Añadir las puntas de eneldo y la menta a trocitos. 
Servirlo bien frío.

Las primeras flores que han salido en mi jardín esta primavera


ARROZ A LA MILANESA

martes, 1 de mayo de 2012

Esta es una receta que mi madre aprendió en sus clases con el profesor Josep Rondissoni. 
Con el correr de los años, mi madre la fue haciendo a su manera. La receta original lleva carne magra de cerdo y eso mi madre lo anuló, con lo que el guiso queda menos graso. 


Ingredientes para 6 personas:
400 gr arroz
100 gr jamón serrano a taquitos
2 cebollas cortadas a cuadritos pequeños
2 tomates sin piel, pepitas, ni jugo, cortado a daditos pequeños
200 gr guisantes
1 vasito vino blanco
caldo de carne o vegetal
1 cucharada de mantequilla
100 gr parmesano rallado
sal y pimienta negra

Poner una cazuela de barro al fuego con un difusor debajo, con aceite y la mantequilla. Cuando esté caliente echar la cebolla y rehogarla, añadir el jamón y cocerlo todo junto hasta que tome un poco de color. En ese punto añadir el tomate y el arroz. Removerlo hasta que todo el conjunto quede un poco sofrito. Ahora se puede añadir los guisantes, el vino y cubrir con caldo. Probar la sazón, ya que con el jamón puede necesitar mas o menos sal, echar un poco de pimienta y dejar cocer a fuego vivo 18 minutos.
A los 15 minutos, añadir el queso parmesano rallado y remover para integrarlo.
Una vez terminada la cocción, dejar reposar unos minutos tapado.

Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger