RÖSTI

sábado, 31 de diciembre de 2011

Este plato, originalmente era consumido en los desayunos por los campesinos suizos, a comienzos del siglo XIX, partiendo de las zonas rurales de Zurich. Este desayuno autóctono, se extendió al sur, hacia la región alpina y en dirección a Berna, donde el plato tomó el nombre de RÖSTI. De allí se fue expandiendo hacia el Welschland donde sustituyó la clásica  sopa matinal, que era una especie de papilla de cereales.
Hoy día es uno de los platos nacionales suizos y se usa como entrante, pero principalmente como acompañamiento de carnes.


Hay varias maneras de hacer este plato:
Con la patata cocida o con la patata cruda ( si es cruda la cocción se alargará a 30 minutos por lado)
Se puede añadir tocino, cebolla cortada en aros finísimos y romero. 
Puede hacerse con aceite o con mantequilla
Incluso se puede cubrir con unas lonchas finas de queso Appenceller o Emmental, cuando ya está hecho, tapar, esperar que se funda un poco y servirlo inmediatamente. 
Dependiendo de el cantón se hace de una manera o de otra.



Yo os explicaré la receta que  siempre comí en casa de Mami:
1 Kl patatas hervidas con piel, mejor de un día para otro, guardándolas sin pelar.
Sal, pimienta
Mantequilla y aceite a partes iguales

En Suiza, tienen un rallador expreso para el Rösti, pero yo no lo tengo y usamos el rallador con los agujeros mas grandes.
Pelar, rayar y poner las patatas en una sartén  antiadherente, con mitad aceite y mitad mantequilla. Arrimarlo al fuego, salpimentarlo y remover con cuidado para que se reparta bien la grasa  y aplanarlas con una espátula de madera hasta darle la forma de tortilla de patatas, plana y separándola un poquito de los bordes. 
Tapar y cocer a fuego lento por espacio de 15 minutos. Poner unos daditos de mantequilla por encima. Dar la vuelta con la ayuda de un plato y cocer por ese lado otros 15 minutos tapado.
Con este tiempo quedará doradito de ambos lados.
Es un fantástico acompañamiento de carnes.
En la 1ªfoto  es un rösti al que mi marido doró primero unos dados de panceta.
La 2ª foto es de patata sola. Como veis lo solemos hacer bastantes veces. ¡Es que está buenísimo!. 
Buena entrada de año!! 


GELATINA DE CALDO

jueves, 29 de diciembre de 2011

Ya sé que hay unos sobrecitos de gelatina con los cuales se puede hacer lo mismo, pero lo siento, no es lo mismo. 
Cuando es para fiestas, me gusta lo natural y la gelatina de caldo, aunque solo sirva para decoraciones o aspics, da mucho realce a cualquier plato y  si es natural, no tiene comparación. Es como si te tomaras un trocito de caldo sólido, con textura de gelée.
En casa de mi madre siempre decoraban los entremeses del día de Navidad y a mi me gusta seguir las tradiciones familiares.


Hago un caldo con 2 huesos de rodilla de ternera, huesos de ternera, una carcasa de pollo y de verduras: una rama de apio, un puerro y tres zanahorias. Todo esto puesto en una olla con capacidad para 5 litros. Cubrir con  agua mineral. No poner sal. 
Colocar al fuego y dejar hervir por espacio de 3 horas, desespumando con una rasera a medida que vaya soltando impurezas.
Pasado el tiempo, colar el caldo por un cedazo de malla fina, dejar enfriar  y guardarlo en el frigorífico hasta el día siguiente. 
Por la mañana, sacar el caldo de la nevera y con una rasera sacar la capa de grasa que habrá quedado encima. Vigilar de no dejar absolutamente nada de grasa, con una cuchara sacar la que pueda quedar en las paredes de la olla, esta precaución es esencial para obtener una gelatina límpida. 
Notaremos que el caldo ya tiene una consistencia gelatinosa.
Arrancar un hervor al caldo, poniendo la sal necesaria. Pasar el caldo por una tela de algodón mojada en agua fría y escurrida.
Si ya está suficientemente transparente añadir 2 hojas de cola de pescado por 1/2 L de caldo como explico mas abajo.
Si vemos que aún no queda suficientemente transparente lo clarificaremos: 
Para clarificarlo esperaremos que se esté entre frío y tibio para agregar una clara de huevo.
Poner a hervir a fuego suave removiendo continuamente. Cuando se produzca el primer hervor, bajar el fuego al mínimo en el fuego mas pequeño, pues el hervor ha de ser apenas perceptible, durante 35 minutos. 
Volver a colar el caldo en otro trapo mojado como el anterior. Yo lo tuve que colar 2 veces y cada vez con un trapo limpio.
Para 1/2 litro que me quedó de caldo le añadí al caldo caliente, 2 hojas de cola de pescado, previamente remojadas, ablandadas y escurridas en agua fría.
Puse el líquido en un recipiente de manera que me quedara de 1 dedo de grosor y lo guardé en la nevera de un día para otro.
Para usarlo, lo corté en cuadritos con un cuchillo y lo utilicé como decoración para unos rollos de jamón cocido con huevo hilado.
Si se quiere hacer un aspic: se pone gelatina en una flanera, se deja cuajar un poco y se pone verduritas, una gamba o lo que se quiera y se termina de rellenar con gelatina. Se guarda en la nevera y se deja solidificar. 

PASTEL DE SALMÓN AHUMADO

martes, 27 de diciembre de 2011

Este pastel hace mucho tiempo que lo hago y siempre queda bien. El problema será explicarlo con medidas, pues siempre lo he hecho a ojo y según la cantidad de comensales que haya, se puede hacer en un molde mas grande o mas pequeño. Yo os lo explicaré con el molde de cake de 1,250 Lt.
Es un pastel frío, que para una cena de fin de año os puede quedar muy bien como primer plato.


Ingredientes para un molde de cake de 1,250Lt.

1 paquete mediano de Salmón  ahumado en lonchas de 400 g
1 pan de molde blanco sin corteza, es mejor industrial que de panadería pues éste último es mas duro y aquí lo necesitamos muy blandito
1 cebolla
2 latas ovaladas de atún en aceite de oliva
salsa mayonesa

Cubrir el molde con film, colocándolo de manera que sobresalga por todos los lados, para tapar el pastel, una vez finalizado.
Cubrir el fondo y los lados de manera que sobresalgan (para poderlo cubrir ) con lonchas de salmón, cabalgándolas unas sobre las otras.
Colocar sobre la base de salmón, pan de molde.
Triturar la cebolla con el atún y añadir la salsa mayonesa necesaria para que quede como una crema espesa. Colocar la mitad sobre el pan. Si os sobra salmón, cubrid con lonchas de éste y sobre él poner otra capa de pan. Encima echar el resto de pasta, otra capa de pan y envolver con el salmón.
Tapar con el film y guardarlo en la nevera con un peso encima por espacio de 8 horas mínimo.
Servirlo quitando el film y dándole la vuelta.

La Fonda de Alpens, es el típico bar de pueblo y adentrando en él, te encuentras con un comedor sin pretensiones, de cocina tradicional, pero de una calidad excepcional.


Desde 1955 lo llevaron la Sra. Pepeta Casademunt y sus hermanos. Nueve años mas tarde, al ella casarse, los hermanos se marcharon. Ahora Juan Enric Bria Casademunt, hijo de la Sra Pepeta, está al frente de la cocina ayudado por su incombustible madre y por su hermana Dolors, con la que hemos hecho algún viaje por Marruecos y con la que me une una buena amistad.
La fonda está en la calle de la Placeta nº 4 de Alpens.

dalpens.com    La fonda es la casa con el letrero de Telefonos
Estos canalones es uno de los platos de la carta.  Juan Enric me dió la receta para el blog. Son deliciosos, muy suaves y creo que muy adecuados para las fiestas de Navidad.


1 paquete canalones
1 grano de ajo
250 g bacalao desalado 
1 patata muy pequeña, pelada y hervida
crema de leche
sal y pimienta blanca
aceite de oliva suave
500 g setas para la brandada y la bechamel (yo puse fredulics, porque es lo que tenía) Juan Enric  me  dijo  que  en  primavera  quedaba  buenísimo  con  Russinyols  o  Rebozuelos
"Cantharellus cibarius"


Para la salsa bechamel:
50 g harina
50 g mantequilla
1/2 l leche
sal, pimienta y un pellizco de nuez moscada
la mitad de setas ya cocidas

Uno o dos días antes, hacer la brandada, pues le va muy bien el reposo en la nevera.
Confitar el ajo cociéndolo cubierto de aceite en un cazo pequeño a fuego mínimo y con un difusor debajo durante una hora. Ha de hervir tan imperceptiblemente que no llegue a burbujear y así el ajo no tomará color. 
Hervir el bacalao justo hasta que arranque el hervor. Sacar, quitar las espinas y pasarlo por el minipimer junto con un trocito de patata hervida (ayuda a ligar) y el ajo. Una vez esté triturado, añadir crema de leche y aceite de oliva en una proporción de el doble de aceite que de crema de leche. La cantidad no la puedo decir pues es la que pide la masa. Vais echando líquido y hay un momento que se nota que ya está, ha de quedar espeso. Puede ir alargándose a base de aceite y crema, pero irá perdiendo el aroma del ajo. Rectificar de sal y echar un pellizco de pimienta blanca.
Se puede hacer con la Thermomix, pero Joan Enric no lo aconseja y creo que tiene toda la razón, pues con ella queda como una masa espesa pero sin cuerpo y con el minipimer se notan los hilos del bacalao. 
Tapar con film y reposar en la nevera.
Limpiar, escurrir y freír las setas en una sartén tapada, a fuego medio hasta que estén cocidas y hayan evaporado el jugo. Dividir en dos partes: una para la brandada y la otra para la bechamel.
La parte de la brandada cortarla a trocitos y añadirla a élla y mezclarlo bien.

Salsa bechamel:
Poner un cazo al fuego con la mantequilla. Cuando se haya derretido echar la harina y trabajar con unas varillas manuales  para que no queden grumos. Ir incorporando la leche caliente poco a poco y sin dejar de remover. Dejar cocer unos 15 minutos removiendo constantemente, para evitar que se pegue al fondo. Salpimentar y echar un pellizco de nuez moscada.
Triturar las setas y añadirlas a la bechamel. 

Sacar la brandada de la nevera 2 horas antes de usar para que se atempere.
Hervir los canalones en abundante agua salada, hasta que estén al dente. Pasarlos con una espumadera a un bol con agua muy fría. Así paramos la cocción.
Encima del mármol poner un paño y colocar las placas de pasta sobre él. Colocar un trapo encima para absorber la humedad que pueda quedar.
Sobre cada placa colocar una cucharada de brandada. Enrollarlos y colocarlos sobre la bandeja en que se vayan a servir, habiendo colocado un lecho de salsa bechamel esparcido con el dorso de una cuchara para que no se peguen los canalones a la base.
Cubrir con la salsa bechamel caliente.
Este plato no se gratina. Servirlo caliente.

¡Vaya extensión de fredulics!, mis cuñados se lo pasaron en grande recogiéndolos 

CONSOMÉ AL JEREZ

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Este consomé también es una receta de mi madre. La particularidad de él es el color dorado, la transparencia y el sabor a Jerez. 
Eso se consigue, aunque os parezca mentira, con azúcar quemado (un truco que me enseñó mi madre). Es muy especial y con el flan de caldo queda un consomé muy conseguido.





1/2 gallina o en su defecto pollo
1 hueso de rodilla de ternera
3 Costillas de ternera a trozos
2 ramas grandes de apio
2 puerros 
4 zanahorias
Sal
2 cucharadas azúcar
100 ml  Jerez 
No pongo cerdo pues blanquea mucho el caldo y aquí no interesa. Lo que nos interesa es conseguir un caldo cuanto mas claro mejor.

Limpiar las carnes. Pelar y cortar a trozos grandes las verduras. Colocar todos los ingredientes en una olla, excepto la sal. Llenar de agua mineral y poner a cocer. Hervir por espacio de 3 horas a fuego medio, desespumando con una rasera las impurezas.
Colar el caldo y una vez se haya enfriado, guardarlo en la nevera hasta el día siguiente ( yo con el frío que hace aquí, que ya bajamos de 0º lo dejo afuera con una piedra sobre la tapa. No sea que a los lindos gatitos, se les ocurra hacer de las suyas). Esto nos facilitará la labor de quitar toda la grasa, ya que  habrá quedado una capa gruesa y sólida encima.
Volver al fuego y esperar que rompa el hervor. Volver a colar el caldo a través de un trapo de algodón, previamente mojado y escurrido en agua fría, con eso nos aseguramos que el caldo quede lo mas transparente posible.
Poner dos cucharadas de azúcar en un cucharon y arrimarlo al fuego. Ir moviendolo para que se deshaga todo el azúcar y vigilar hasta que tome un color tostado oscuro. 
Sacarlo del fuego para que baje un poco el calor y no nos quememos y con mucho cuidado echar sobre él, el jerez. Vigilar, pues el alcohol chisporroteará y nos podría quemar. 
Poner el cucharon otra vez sobre el fuego, quemar el Jerez y dejar hervir  para que se evapore un poco el alcohol, de esta manera, el azúcar se irá disolviendo. Echar el contenido en el caldo. Esto es lo que le dará al consomé un color y un gusto especial y delicioso. 
En este momento le echo la sal. Así puedo ir rectificando hasta adquirir el punto deseado.
Si aún contuviera impurezas, una manera de sacarlas es, cuando el caldo está frío echarle una clara de huevo, volverlo al fuego y calentarlo sin dejar de removerlo y veremos como al cuajarse la clara atrapa esas impurezas que aún quedan.
Se puede servir con flan de caldo   

FLANES DE CALDO

martes, 20 de diciembre de 2011

Mi madre, cada año por Navidad, para servir con el consomé, hacía flanes de caldo. Ahora yo sigo la tradición. No es nada mas que un flan al que se le sustituye la leche por caldo.
El consomé, al que se añade este flan, es un entrante muy original.
Si se hace en un molde bajo y alargado se puede cortar a tacos y usarlo como decoración. 




3 yemas + 1 huevo entero
250 ml caldo bien desgrasado y frío
mantequilla para untar el molde



Con esta cantidad salen mas o menos 7 flanecitos. Es importante que los moldes sean pequeños pues han de ir dentro de la taza de consomé.
Batir en un recipiente las yemas y el huevo entero con un batidor de varillas manuales. Es importante que queden bien batidos para que no encontremos trocitos de clara.
Añadir el caldo frío poco a poco, removiendo para que quede bien mezclado.
Mantecar las flaneras y llenarlos con la crema.
Colocarlos en un recipiente con 2 dedos de agua y cocer en el horno caliente a 180º al Baño María por espacio de 30 o 40 minutos. Al pinchar ha de salir limpio el pincho.
Sacar las flaneras y una vez frías, colocarlas en una bandeja tapada con papel de plata y guardar en la nevera.
Tener la precaución de sacarlos  de la nevera como mínimo 1 hora antes de servirlos, para que adquieran temperatura ambiente y no  enfríen el consomé.
Colocar el flan dentro de la taza y echar el consomé encima.

MINCE CAKE

domingo, 18 de diciembre de 2011

El año pasado hice el  Mincemeat, con mi amiga Deborah. Ella me enseñó como prepararlo, ya que  en su casa lo hacen siempre para la Navidad.
Este año, ella ha hecho esta conserva inglesa navideña, como cada año y me sorprendió regalándome un tarro, cosa que le agradecí muchísimo.   
Pensé que no quería volver a hacer el Mince Pie, pues ya lo confeccioné el año pasado.  Quería buscar algo distinto. Encontré esta tarta y es buenísima. 
Una vez hecha no quedé muy convencida, pues no había subido lo que creí que tenía que crecer y pensé que quedaría espesa. Al probarla me sorprendió pues era deliciosa, suave y nada pesada gracias al Mincemeat.  


150 g mantequilla a temperatura ambiente
150 g azúcar muscovado
225 g harina
2 cucharaditas de café de levadura química
100 ml leche
400 g Mincemeat  
ralladura de un limón
ralladura de una naranja
70 g nueces troceadas
Azúcar perlado para la cobertura



Precalentar el horno a 180º y mantecar un molde redondo desmontable de  20 cm 
Tamizar harina y levadura.
Trabajar el azúcar y la mantequilla con las varillas manuales hasta conseguir una crema; añadir los huevos, la leche y las ralladuras e ir incorporando la harina cucharada a cucharada trabajando con una espátula hasta que esté todo integrado. 
Agregar el mincemeat y las nueces, mezclarlo bien y echar la mezcla en el molde mantecado. Igualar la superficie y espolvorear con azúcar perlado.
Hornear 45 minutos.
Una vez fuera del horno, dejar reposar 5 minutos y desmoldarlo para colocar sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.

Se puede servir acompañado de yogur griego.



Estas son las terceras galletas de Navidad que hicimos. No estamos muy conformes con el resultado. Podían haber salido mejor, mas altas. Al ponerlas al horno bajaron un poco. Pero ya sabemos el porqué y os lo explicaré bien para que os queden perfectas.


3 claras de huevo
150 g azúcar
1/2 sobre azúcar avainillado
2 cucharadas de ralladura de limón
200 g almendra cruda con piel y triturada sin pelar (si se quiere, se puede sustituir la almendra por avellana)
Para decorar: cerezas confitadas o cualquier otra fruta confitada. Como no teníamos cerezas pusimos arándanos rojos y melón


Precalentar el horno a 140º. 
Preparar la bandeja de horno cubierta con un papel sulfurizado.
Batir las claras con la maquina eléctrica hasta que formen picos. Ir echando el azúcar poco a poco y trabajando hasta que esté todo él incorporado y el merengue quede tan firme que con un cuchillo hagamos un corte y no se junte. Añadir la ralladura.
Mientras trabaja el merengue cortar las cerezas por la mitad y las otras frutas a trocitos.
Sacar el bol de la maquina y echar la almendra  cucharada a cucharada removiendo con muchísimo cuidado entre cada adición, con la ayuda de una espátula de abajo a arriba hasta que hayamos incorporado toda la almendra. Aquí está lo importante de estas galletas. Si no se hace con muchísimo cuidado el merengue perderá consistencia y al hornearlas no subirán.
Rápidamente ir poniendo cucharadas de postre sobre el papel sulfurizado y colocar encima un trozo de fruta.
Hornear enseguida mas o menos 30 minutos. Se ha de vigilar que no cojan color. El tiempo depende del horno. 

SPEKULATIUS - GALLETAS NAVIDAD

viernes, 16 de diciembre de 2011

El origen de las galletas viene de muy antiguo. Ya en Roma, durante los Saturnales se repartían panes y bollitos de miel sin distinción de clases.
Desde el siglo XIX las galletas ya se hornean de la forma tradicional.
Es en el mes de Diciembre, en toda la zona de centro Europa: Suiza y Alemania, donde el aroma de las galletas especiadas recién horneadas se extiende por el ambiente de pueblos y ciudades, pues constituyen uno de los elementos representativos de la Navidad.
Estas son unas cuantas de las mas clásicas:
SPRINGERLE - galletas de anís, es una de las mas antiguas de Alemania
BUTTERPLÄTZCHEN - galletas de mantequilla
ZIMTSTERNE - forma de estrella y sabor a canela
LEBKUCHEN - las mas populares, de jengibre
SPEKULATIUS - Tïpicas galletas de especies
Solo he nombrado algunas, pues hay muchas mas.



Estas galletas son tradicionales en Alemania y Holanda. Se preparan para el día 6 de Diciembre, para honrar a San Nicolás.
Llevan una mezcla de especies compuesta por: cardamomo, clavo y canela con lo que consiguen un sabor muy característico.

120 g mantequilla a temperatura ambiente
120 g azúcar moreno
1 huevo batido como para tortilla
ralladura de un limón
1 cucharadita de canela
un pellizco de clavo molido
un pellizco de cardamomo molido
(estos tres ingredientes se pueden sustituir por una cucharada de especies Lebkuchen)
60 g de almendra rallada
250 g harina
1 cucharadita de café de levadura química Royal

Para la Glasa Real:
1 clara de huevo
300 gr de azúcar glas
unas gotas de zumo de limón



Batir con las varillas manuales la mantequilla en un bol hasta conseguir una crema, añadir el azúcar y seguir trabajando hasta integrarlo. Echar el huevo batido, la ralladura de limón y las especies y seguir trabajando la masa.
Incorporar las almendras y la harina mezclada y cernida con la levadura y trabaja la masa con una espátula de madera hasta conseguir la consistencia deseada para poder manejarla.
Dejar reposar 1 o 2 horas en la nevera cubierta con film.
Precalentar el horno a 160º
Aplanarla con el rodillo entre 2 papeles sulfurizados hasta conseguir un alto de 3 mm.
Cortar figuras con el cortapastas e irlas colocando sobre papel sulfurizado en una bandeja de horno.
Hornearlas durante 10 a 12 minutos. Esto es orientativo: se ha de vigilar y cuando adquieran un color amarillo clarito ya se pueden sacar. Al ser tan finitas enseguida estarán cocidas.
Dejarlas enfriar hasta el día siguiente.
Pintarlas y decorarlas con la Glasa Real:
Batir la clara de huevo a mano hasta que espumee, incorporarle el azúcar y mezclar bien. Quedará muy espeso, pero se ha de añadir el limón gota a gota, pues si nos pasamos quedará demasiado claro y tendremos que poner mas azúcar. La consistencia ideal es la de pasta de dientes. Podemos separarla en boles pequeños y añadirles colorantes.
¡ Y a  disfrutar decorando!

ZIMTSTERNE - GALLETAS SUIZAS DE NAVIDAD

jueves, 15 de diciembre de 2011

Mi queridísima amiga Mami y su marido Papi, eran suizos. De ella aprendí muchísimo, pues cocinaba de maravilla. Siempre que iba a su casa llevaba la libreta y el bolígrafo para no perder sus recetas. Nos pasaba el día volando entre cazuelas y intensas conversaciones. ¡Como disfrutábamos!
Algo que me enseñó, era a improvisar,  de esto sabía un montón. Claro que la improvisación se adquiere con la experiencia. Ella te montaba una comida para 10 o 12 personas en un momento, con lo que pillaba entre la nevera y la despensa.


Ahora seguimos las reuniones pero con las hijas y su nuera. Además de tenerla siempre presente, nos juntamos para cocinar y pasar un día super agradable con un buen té y lo que hayamos cocinado. Al final siempre vienen los maridos, pero cuando el trabajo ya está hecho... Siempre nos quedan conversaciones pendientes. El tiempo pasa volando.
El otro día nos juntamos para hacer galletas suizas de Navidad. La cocina era un caos pues hicimos 5 tipos pero 2 nos salieron, mejor dicho, no nos salieron. Por lo que las repetiremos el año que viene, ya que con la experiencia de este año, ya sabemos lo que NO hemos de hacer.
Estas de hoy son las clásicas galletas de canela:  Zimtsterne



3 claras de huevo M
200 gr de azúcar glasé
1/2 cucharada de postre de zumo de limón
380 gr  de almendra cruda sin pelar trituradas o avellanas
1 cucharada rasa de canela
3 gotas de ron o kirsh
1 bolsita azúcar avainillado


Montar las claras a punto de nieve fuerte y añadir el azúcar cucharada a cucharada, incorporar el zumo de limón, trabajando hasta que quede muy firme.
Guardar 4 o 5 cucharadas para la glasa.
Mezclar la mitad de las almendras trituradas junto con la canela, el azúcar avainillado y las 3 gotas de ron y añadir al resto de la mezcla de las claras con mucho cuidado, cucharada a cucharada,  removiendo de abajo a arriba muy suavemente entre cada adición y así hasta terminar con las almendras. 
Sacar de la máquina y pasar a la encimera, donde habremos distribuido el resto de la almendra . Trabajar y amasar hasta que coja toda la almendra.
Poner la masa entre dos papeles sulfurizados, espolvoreando con azúcar blanquilla el que sirva de base. Aplanar con el rodillo hasta conseguir una altura uniforme de 1/2 cm. 
Precalentar el horno a 140º sin ventilador. Con él, ponerlo a 120º
Poner papel sulfurizado en la bandeja del horno e ir colocando las estrellas que iremos cortando con un cortapastas. La masa restante se vuelve a juntar, aplanar y cortar.
Pintar con un cuchillo la superficie con la glasa que teníamos separada.
Hornear en la mitad del horno, durante 25 minutos. Con ese tiempo las galletas se secarán. Estarán hechas, cuando el bajo quede blandito al apretar con la yema del dedo. Sacar del horno y estirar el papel con las galletas sobre una rejilla, para que se enfríen. Dejar secar un día entero antes de enlatarlas.



TAGLIATELLE PICANTE CON VERDURAS

martes, 13 de diciembre de 2011

Mi hijo Pepe es un fanático de la pasta, le gusta sola o acompañada de cualquier cosa que encuentre en la nevera. Si no encuentra nada que le apetezca, se la come tal cual, con un buen chorro de aceite de oliva y Parmesano rallado. Ésto no puede faltar.
Le dije que el día que hiciese un plato de pasta de quitarse el sombrero, la pondría en el blog y con este plato creo que lo ha conseguido.



Ingredientes para 4 personas:
400 gr tagliatelle
1 puerro cortado a rodajas estrechas, aprovechando la parte verde
2 guindillas pequeñitas, Pimienta de Cayena o Hot Chillie, sin pepitas y cortados a trozos pequeños
2 cucharadas salsa de soja
120 gr beicon cortado a tiritas
150 gr habitas Baby hervidas al dente y escurridas
una lata de corazones de alcachofas de 390 g (peso neto), escurridas y cortadas por la mitad
300 gr  setas frescas de temporada. Aún seguímos recogiendolas. 
Parmesano recién rallado
Sal y pimienta

Hervir los tagliatelle en abundante agua salada hasta que estén  al dente.
Mientras, lavar y escurrir las setas. Freírlas  en aceite de oliva en una sartén  a fuego medio tapadas, hasta que hayan soltado todo el jugo y estén completamente cocidas.
En una sartén grande, rehogar el puerro. Cuando este doradito y cocido añadir el beicon y sofreir, incorporar la guindilla, la salsa de soja y las habitas. Rehogarlo todo junto y echar las setas y los corazones de alcachofa. Los pone de lata, pues tienen un sabor distinto, como mas avinagrado y aquí quedan muy bien.
Incorporar la pasta bien escurrida y removerlo todo junto con cuidado. Rectificar de sal y pimienta.
Servir el queso aparte.



POLLO A LA SIDRA

domingo, 11 de diciembre de 2011

Este pollo es una receta fácil de hacer, resultona y buenísima.



Ingredientes para 4- 6 personas:

1 pollo a octavos
50g mantequilla
250 ml  sidra o en su defecto cava semi seco
300 g champiñones
zumo de 1/2 limón
1 hoja de laurel
200 ml nata líquida
1 cucharada de postre colmada de harina de maíz "Maicena"
250 ml caldo de pollo
1 trufa
sal, pimienta y un pellizco nuez moscada
arroz Basmati
cebollino






Salpimentar el pollo y enharinarlo. Darle golpecitos a las piezas, para que suelten la harina sobrante.
Freír el pollo en una sartén y reservar.
Limpiar y lavar los champiñones y cortarlos a cuartos. Rehogarlos en una cazuela con mantequilla y un chorrito de limón. Cocerlos tapados a fuego lento, hasta que se consuma el líquido que sueltan. Añadir el pollo, laurel, caldo y sidra. Rectificar de sal y añadir un pellizco de nuez moscada. Cocer a fuego lento, tapado.
Cuando el pollo ya esté cocido y haya reducido un poco la salsa, sacar las piezas de pollo. Echar la Maicena disuelta en una cucharadita de caldo o agua, la crema de leche y remover bien  con un batidor hasta que la salsa quede espesita.
Volver a poner el pollo, calentar y servir.
Acompañar con arroz Basmati, al que le he mezclado en caliente cebollino cortado chiquito.

CREMA DE SETAS

viernes, 9 de diciembre de 2011

Y sigo con las setas. Hemos de aprovechar la temporada.
Este año, como no ha llovido hasta muy entrado el otoño, nos hemos quedado sin camagrocs. Para mí, es una seta muy útil, ya que las dejo secar y me sirve para los guisados durante el resto del año, pues es muy aromática.
Para esta crema sirve cualquier seta, pero a mi personalmente me gusta mas la mezcla de ellas. Si son frescas mejor, claro! 
De todas formas, hoy día no es dificil hacerla en cualquier época del año, pues se pueden encontrar bolsas de mezcla de setas congeladas o secas. Si son secas, siempre se han de rehidratar antes de freirlas y no desaprovechar el jugo.
Para esta receta, aproveché que mis cuñados y mi marido habían ido a la montaña y me trajeron:  fradulics "Tricholoma Terreum", alguna Llanega (me encantan) "Hygrophorus Limacinus" y Camagrocs "Cantharellus Lustescens", éstos eran secos del año pasado y los puse a rehidratar antes de usarlos, pero como he dicho antes, creo que realzan mucho el sabor de la crema.



Receta para 4 -6  personas:

800 g de setas. Limpias y escurridas
la parte mas blanca de un apio. Tallos y hojas
1 puerro. La parte blanca
1 cebolla
30 g mantequilla
1 L caldo
Crema de leche


Cortar todas las verduras a trocitos y echarlas junto con la mantequilla, sal y pimienta, a rehogar en una olla,  hasta que estén doraditas.
Sofreir las setas en aceite de oliva, en una sartén a fuego medio, tapado, hasta que hayan soltado y evaporado el jugo y estén cocidas.
Añadir a la olla de las verduras, las setas y el caldo. Dejar cocer todo junto a fuego suave 20 a 30 minutos.
Triturarlo hasta que quede bien fino, volverlo a pasar a la olla y añadir crema de leche. Remover con cuidado para que no se pegue al fondo.
No he puesto la cantidad de crema de leche, pues depende de como os guste. Yo pongo muy poca  cantidad, para no notar el gusto de la leche y que ésta no me estropee el sabor de las setas.
Esta receta era de mi madre. En casa siempre las comíamos así. Llevan ajo y vinagre que les dan un perfume muy original.
Lo de las chuletitas de cochinillo lo añadimos de mas a mas, pues mi hermana las tenía y nos pareció que la mezcla podía estar bien. La verdad es que nos encantó. Siempre digo que la cocina es imaginación, aunque a veces también haya desaciertos.....



Receta para 4 personas:


400 g lentejas
1 cebolla grande
300 g costillitas cortadas a trocitos de 5 cm
3 rebanadas del día anterior de 1 cm de pan de baguette
2 dientes de ajo pelados
100 ml de vinagre de vino tinto
Sal


Rehogar la cebolla cortada a cuadritos pequeños y reservar.
Poner a cocer las lentejas con agua mineral. Guiarnos por las indicaciones del paquete para asegurar una óptima cocción. Reservarlas con su jugo.
Freír las costillitas y reservar.
Añadir mas aceite y freír las rodajas de pan, vigilando que quede dorado pero no tostado.   Colocar el pan sobre un papel absorbente y reservar un poco de aceite.
Machacar en un mortero el pan frito con los ajos y un buen pellizco de sal. Una vez lo tengamos bien majado, echarlo  en la sartén con el aceite reservado y una vez esté dorado incorporar el vinagre. Dejar evaporar un poco y pasarlo a una cazuela junto con las costillitas, las lentejas con un poco de su jugo y la cebolla .
Cocer a fuego lento por espacio de 15 minutos. Probar y rectificar de sal. Servir bien caliente.



Ese día nos reunímos mis hermanas y todas contribuyeron en hacer cosas distintas de comida para el blog. Nos divertímos y reímos muchísimo. Iré subiendo las recetas.  Fantásticas hermanas!!



FRICANDÓ CON FREDULICS

martes, 6 de diciembre de 2011

Seguimos encontrando setas y esto se ha de aprovechar.
Esta vez he hecho un fricandó, que  en casa es una receta estrella, pues la hacemos mucho para el trabajo de mi marido y siempre tiene éxito.


Receta para 4 personas:

600 g carne de ternera cortada fina
1 K de fradulics o cualquier tipo de seta "comestible". Si no es época y son secas 200 g
1 vaso de vino blanco
1 K cebolla a lunas
Agua o caldo de carne
Harina para rebozar
sal y pimienta



Estofar la cebolla.  Ha de quedar cocida y ligeramente dorada.
Si las seta son frescas; limpiarlas y freírlas en una sartén tapadas, a fuego medio, para que suelten todo el líquido.
Si son secas; rehidratarlas en un bol cubiertas con agua, durante mínimo 30 minutos.
Salpimentar la carne y rebozarla con harina. Es importante que no queden excesivamente enharinadas. Yo las rebozo y luego les doy golpecitos para que suelten la harina sobrante. Freírla en una sartén con aceite, hasta que este ligeramente dorada y pasarla a una cazuela.
Adicionar también la cebolla rehogada y las setas (si son secas, incorporarlas junto con el líquido).  Añadir el vino y caldo que casi cubra.
Cocerlo a fuego bajo, tapado, hasta que la salsa espese. Rectificar de sal y si no acaba de espesar, destaparlo y darle mas fuerza al fuego, vigilando que no se pegue al fondo.
Un acompañamiento fantástico para este plato es un sencillo arroz blanco, si es aromatizado mejor.

TARTA DE NUBES - MARSHMALLOWS Y CHUCHES

domingo, 4 de diciembre de 2011

Esta tarta está hecha con la Thermomix. 
Es muy fácil de hacer y para un cumpleaños queda muy divertida. 
El sabor es suave.... de nubes, tal cual. La textura es blandita y aunque no lleva gelatina, cuaja de maravilla.
Entre las nubes y las chuches, el azúcar por las "nubes"!. Pero si es para un cumpleaños...... 
Esta receta también la he hecho para Chiquitinos, pero aquí los pequeños solo pueden colocar las chuches, pues el resto lo hacen los papas o las mamas con la Thermomix.
Chiquitinos es un blog donde podreis encontrar información de todo tipo para los mas peques de la casa. Os la recomiendo, cualquier cosa que salga para ellos, la encontrareis aquí.




Para un molde desmoldable de 22 cm de diámetro:

200 g galletas de canela, de jengibre, Oreo o María. Cualquier galleta sirve
80 g mantequilla derretida

250 g de nata para montar, sin azúcar, con un 35% de materia grasa muy fría
230 g de nubes + para decorar 
50 ml leche entera
200 ml zumo naranja natural, colada con un colador de malla
Chuches



Triturar las galletas  con la mantequilla en la Thermomix a velocidad 10 durante 5 segundos.
Echar las galletas pulverizadas en el molde y con la ayuda del fondo de un vaso apretar bien, sobre la base. Tapar con film y guardarlo en la nevera para que con el frío se compacte.
La nata líquida debe estar bien fría para ser montada. Montar la nata en la Thermomix con la mariposa a velocidad 3-5. Yo la monto con varillas eléctricas, una vez que empiece a marcarse las ondas, seguir montando pero vigilando  para que no se corte. Tapar con film y guardarlo en la nevera.
Echar la leche y las nubes en el vaso y programar 3 minutos a 90º velocidad 2. Pasado el tiempo, remover bien y si no están totalmente deshechas programar 2 minutos mas a la misma velocidad y temperatura. 
Añadir el zumo y programar 30 segundos a velocidad 4.
Echar en un bol grande la crema de nubes y dejarla enfriar hasta que adquiera una textura de crema fluida.
Incorporar la nata montada y con una espátula de silicona, ir removiendo con cuidado, con movimientos envolventes. Notaremos que quedan grumos, pero con paciencia se ha de ir removiendo suavemente hasta que desaparezca toda la nata, pues si no, se notarían los grumos blancos en el pastel.
Sacar el molde de la nevera y echar la crema de nubes en su interior. Tapar con film y volverlo a guardar en el frigorífico. Necesita de 2 a 4 horas para que cuaje, pero se puede dejar de un día para otro.  
Para desmoldarlo, con un cuchillo de punta fina dar la vuelta por el borde del molde. La base es muy fácil de sacar pues queda muy firme.
Colocarlo sobre una bandeja y ya es el momento de decorarlo con las chuches.





Yo hice el doble de nubes, de leche, de zumo naranja y de nata. Las galletas y la mantequilla puse la misma cantidad. Usé un molde de 23 cm  desmontable como base y  sobre él puse un molde de silicona de 1/2 l  en forma de corazón.
Con el tiempo arriba indicado para deshacer las nubes, no tuve suficiente y le añadí 30 segundos mas a la misma velocidad y temperatura. Luego con la espátula lo fuí removiendo y con el calor de la masa  se fueron dehaciendo.
Reposé en la nevera los dos moldes por separado.
Para desmoldar el molde de silicona, lo puse un momento en agua caliente y le di la vuelta sobre el pastel de base. Fue soltándose solo. Luego ya lo pude decorar.
  


GALLETAS DECORADAS

sábado, 3 de diciembre de 2011

Las galletas, es una sección con la que aún no me había estrenado. No tengo tiempo para todo, pero mis sobrinas Marta y Teresa me empujan, con su ilusión y sus ganas de aprender cosas nuevas.
Estas galletas las han hecho ellas y yo les he prometido que las pondría en el blog.
La receta la hemos sacado de "El rincón de Bea" donde hay toda una tutoría sobre las galletas decoradas, vale la pena leérselo todo, pues está muy, muy bien explicado.


El bloc Chiquitinos me ha pedido que hiciese algo para ellos. He pensado que esta receta les puede servir mucho.
Pueden participar en su confección, tanto los padres como los niños.
Es una manera de tenerlos entretenidos en un día de lluvia, cuando no pueden salir a jugar al exterior y se han de quedar en casa.
Los niños pueden participar cortando las galletas con los cortapastas y colocándolas en las planchas del horno. Incluso les podéis dejar  aplanar con el rodillo la masa. Que salga lo que salga, es su día !!
A la hora de decorarla, es cuando mas se van a divertir.  Además tendrán  "SUS" galletas.


Las medidas son para unas 35 0 40 galletas dependiendo del tamaño de éstas:

650 g harina
250 g mantequilla de buena calidad a  temperatura ambiente
250 g azúcar glasé industrial, no hecho en casa y tamizado
1 huevo batido a temperatura ambiente
un chorrito de leche a temperatura ambiente, para ligar la masa 
unas gotas de aroma de limón o vainilla etc.

 



Colocar la mantequilla a trocitos en la máquina y trabajar a velocidad media, hasta que quede como una crema unida. Parar la maquina y bajar lo que haya en las paredes del bol y en la pala, con una espátula de silicona. Ésto hacerlo tantas veces como sea necesario, durante el proceso.
Cuando consigamos una buena textura, bajar la velocidad y añadir el azúcar cucharada a cucharada hasta que lo haya absorbido todo. Volver a subir la velocidad hasta que consigamos que haya aumentado de volumen, adquirido un color blanquecino y cremoso. Esto no debe durar mas de tres minutos.
Parar la máquina, echar el aroma y el huevo batido. Volver a trabajar a baja velocidad y añadir la harina tamizada cucharada a cucharada. Casi al final notaremos que la masa se desmigaja. Es el momento de incorporar la leche. Echar una cucharada, si no se liga al trabajarlo, añadir otra cucharada y así hasta que quede una masa ligada y podamos hacer una bola. Si nos pasamos de leche y queda demasiado líquida, incorporar una cucharada de harina para conseguir la textura deseada. La cantidad de leche dependerá del tipo de harina, de la humedad y temperatura ambiental. No se puede decir exacto.




Dividir la masa en cuatro partes. Coger una de ellas y ponerla entre 2 papeles encerados y con un rodillo darle una forma uniforme de 1/2 cm de grosor. Guardarlo con los papeles sobre una bandeja en la nevera, mínimo 3 horas.
Hacer lo mismo con las otras tres masas y colocarlas una sobre la otra.
También las podemos dejar en la nevera de un día para otro.
Precalentar el horno a 180º
Sacar las masas de la nevera y ya las podemos cortar con los cortapastas y colocar directamente en la bandeja del horno. Al no llevar levadura no hace falta separarlas mucho unas de otras, pero 1 centímetros de separación ha de dejarse entre ellas.
Una vez colocadas en la bandeja del horno, pasarlas a la nevera durante 15 minutos para que no pierdan la forma.
El tiempo de hornearlas es de 10 a 16 minutos dependiendo del horno. Estarán cuando veamos que el borde cambia el color.
Sacarlas del horno y pasarlas a una rejilla hasta que se enfríen








GLASEADO:
Por cada 200 g de azúcar glasé 1 clara de huevo 
Para la cantidad de galletas indicada arriba necesitaremos mas o menos 800 g azúcar y 4 claras
Importante: El azúcar ha de ser industrial, no sirve el que se pueda hacer en casa y además es importantísimo tamizarlo antes de usar.
1/2 cucharadita rasa de crémor tártaro. Si se usa mas cantidad de azúcar, poner 1/2 cucharadita colmada, pero no poner más aunque se doble la cantidad de azúcar.
1/2 cucharada  de saborizante de limón, fresa, vainilla o  naranja de color transparente, para que no nos cambie el color de la base. La casa Wilton los tiene.
Colorantes vegetales



Batir la clara junto con el crémor tártaro a mano, con un tenedor, hasta que éste se haya disuelto y las claras espumeen.
Pasarlo a la batidora y echar 1/3 de azúcar y trabajarlo a velocidad baja, ir incorporando el azúcar restante poco a poco, cucharada a cucharada y trabajando entre una y otra adición, hasta que consigamos una consistencia de crema clara. En ese punto se le puede añadir el saborizante, que nos aclarará un poco la crema por lo que tendremos que añadir mas azúcar para volver a la consistencia anterior.
Seguir batiendo; se pondrá mas brillante y llegaremos a un punto que tenga la consistencia de pasta de dientes. Al llenar una cuchara y  voltearla,  si no cae el contenido, está en su punto. Esta es la ideal para delinear.
Guardar tapada en un bol la cantidad que necesitemos para delinear y seguir para la glasa de relleno. Ésta será mas suave y esto lo conseguiremos poniendo una cucharadita de agua y continuar trabajando durante 1 minuto. Ha de tener la textura de un yogur líquido. Si nos pasamos, se arreglará echando mas azúcar y así hasta que consigamos la textura.
Preparar tantos recipientes como colores queramos hacer y en cada uno de ellos poner una gota de colores distintos; podemos mezclar colores.  Echar en ellos un poco de glasa y mezclar bien con una espátula pequeña de silicona. Tapar con film los botes y dejar reposar 1/2 hora. Si pasado el tiempo vemos que hay burbujas, remover con cuidado con la espátula para que éstas desaparezcan.
Primero se ha de delinear, con la glasa mas espesa. Va muy bien usar biberones con boquillas del nº 2 o 3. Es importante al delinear, que la boquilla no toque a la galleta. Dejar secar antes de proceder al rellenado.
Rellenar con la glasa mas clara y antes de que se seque se pueden decorar con bolitas, estrellitas o cualquier cosa que se os ocurra. Dejarlas secar completamente durante 24 horas.
Pasado este tiempo ya las podemos preparar para regalo o enlatar.
Para regalar, quedan monísimas. Las ponemos en papel de celofán transparente y lo cerramos por arriba con una lazada.


Sobre mí


Hola,

Me gusta la cocina. La he vivido desde que era pequeña, ya que en casa, mi madre y mi abuela materna cocinaban y dirigían de maravilla, haciéndonos participar y ayudar a mis hermanas y a mí.

Popular Posts

Translate

Mis recetas en tu correo

Instagram

© Las recetas de Manu
blog design by Elai the Blogger